Siniestralidad laboral: 2017 se cierra con un aumento de los accidentes más graves

Imagen de archivo de un accidente laboral | MADERO CUBERO

El año 2017 ha dejado en las estadísticas un aumento de la siniestralidad laboral en términos absolutos y también cualitativos en Córdoba y provincia. En total, se produjeron 8.002 accidentes laborales -distribuidos entre leves, graves y con resultado de muerte-, lo que supone una subida del 3,6% con respecto al año anterior, cuando se contabilizaron 7.721 accidentes.

Pero, en este registro, llama especialmente la atención los números que arrojan los accidentes más graves. Siete personas han perdido la vida en un accidente laboral en el último año: 3 en el sector servicios, 2 en el agrario y otros 2 en la industria. Son casi el doble de las personas muertas en el trabajo en el año 2016, cuando hubo que lamentar cuatro fallecidos -2 en el sector agrario, 1 en servicios y 1 más en la industria-.

Además de estas cifras, y según los registros de CCOO, habría que sumar otras cuatro muertes de trabajadores que no quedan reflejadas en los registros oficiales. “Si los trabajadores autónomos no tienen las contingencias de accidentes contratadas con una mutua, no se registran”, explican a este medio desde CCOO. Y, en ese limbo estadístico, el sindicato cuenta la muerte de hasta cuatro personas más que fallecieron realizando su trabajo, la última el pasado mes de octubre en Puente Genil.

Más allá de las muertes, los datos, recogidos por CCOO, muestran que también han aumentado el conjunto de los accidentes laborales considerados graves: de los 89 registrados en 2016 se ha pasado a los 92 contabilizados en 2017. Los sectores donde se vienen produciendo más accidentes, destacan desde el sindicato, son los de servicios y agricultura.

“Creemos que en los últimos tiempos, las políticas llevadas a cabo y la reforma laboral han influido mucho en la inseguridad laboral”, advierte el secretario de Salud Laboral de CCOO en Córdoba, Manuel Torres. “La precariedad, los contratos temporales tan cortos, hacen que no se adopten medidas de seguridad ni de tiempo en formación en seguridad laboral”.

Y hay además, especifica, “un nicho de accidentes que escapan al registro oficial”, como es el de los “falsos autónomos”. Los accidentes sufridos por este tipo de trabajadores escapan al control. Además, “difícilmente un autónomo puede invertir en formación en riesgos laborales”, reflexiona.

¿Y la inspección laboral? “Hay una falta total de inspección. En Córdoba hay 7 u 8 inspectores, luego están los subinspectores, pero es insuficiente”, consideran desde el sindicato. Ponen en el punto de mira el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y consideran que “hay que vigilar que el empresario no haga dejación de su responsabilidad cuando se produce un accidente”.

Etiquetas
stats