Sigue el conflicto entre Consejo Social y Emacsa: ahora por el alcantarillado

Representantes municipales y miembros del Consejo Social, en una reunión | MADERO CUBERO
Critica que la nueva ordenanza no aluda ni garantice el servicio a los parcelistas | Cuestiona que se mencionen los deberes de los ciudadanos y no sus derechos | Quinto informe negativo al gobierno local en cuatro meses

Las relaciones entre el Consejo Social y el Ayuntamiento, y más concretamente con Emacsa, siguen tensas. Ahora le ha tocado el turno al anteproyecto de ordenanza sobre alcantarillado y vertidos, cuyo dictamen, aprobado por unanimidad, y publicado el pasado día 27 en su página web, vuelve a cuestionar las relaciones y el trato entre el gobierno local y los ciudadanos.

El dictamen del consejo señala, como primer punto de discordia que “no hemos encontrado en el extenso articulado las medidas que incentiven la minimización de las emisiones contaminantes, ni la incentivación en conseguir esas medidas”.

Entrando en el terreno de los ciudadanos, la primera queja es la referida a aquellos ciudadanos que residen “en zonas urbanas pendientes de consolidación” a los que “no hay ninguna alusión, ni compromiso” en lo referente a garantizar su acceso a los derechos de disponer de alcantarillado.

En lo que se refiere a los residentes en la capital también hay crítica a la redacción del anteproyecto de ordenanza, ya que “después de una larga lista de trece deberes de los usuarios, no hay ninguna mención a derechos del usuario. Este CSC cree que hay que incluir dos derechos:la eficacia en el servicio de recogida y depuración de emisiones, y la limpieza integral de las canalizaciones, evitándose los periódicos atascos de imbornales y alcantarillas con las primeras lluvias del otoño.

Es por esto que El Consejo Social considera que “faltan compromisos de la administración con los usuarios en la calidad del servicio”. En lo que se refiere al compromiso con el medio ambiente, el Consejo Social tampoco queda conforme con Emacsa, ya que es “necesario la generalización de las redes separativas y EMACSA no establece en ninguna parte de la ordenanza ni objetivos a cumplir ni plazos de ejecución de estas redes separativas”.

Distanciamiento con el gobierno local

Desde finales del pasado mes de julio, los informes del Consejo Social han sido muy críticos con la gestión del gobierno local. Primero fue por las ordenanzas fiscales, en especial el IBI y el precio privado del agua. Después hubo un informe monográfico sobre Emacsa y la nueva tarifa en el que se volvió a insistir en la falta de sintonía entre el Ayuntamiento y los ciudadanos.

A finales de octubre se cuestionó  la polémica medida de Sadeco de multar a los que rebuscasen en la basura. El Consejo Social rechazó frontalmente la medida, pidió que se sustituyeran las multas por trabajo social y reclamó “comprensión” al Ayuntamiento, que finalmente dio marcha atrás en la medida.

El último informe, hasta ahora, se hizo público a mediados del pasado mes de noviembre cuando se cuestionó el efecto del presupuesto 2015 sobre el empleo, cuando precisamente el gobierno local ha anunciado el aumento de las inversiones en pos de la recuperación de las tasas de desempleo, que siguen condicionando la decisión de Nieto de anunciar que repite como candidato en mayo.

Etiquetas
stats