¿Y si se pudiese caminar sobre la muralla del Marrubial?

Vista desde lo más alto de la muralla del Marrubial.

¿Y si se pudiese caminar sobre la muralla del Marrubial? La estructura, del siglo XII y XIII, es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura defensiva islámica en la Península y permanece más o menos estable desde hace 900 años. Defendía la Axerquía y desde sus alturas se contempla una nueva panorámica del casco histórico de Córdoba. Pero, ¿se puede volver a subir?

El Ayuntamiento está desarrollando en estos momentos la mayor intervención de reparación de la muralla de las últimas décadas. Este miércoles, de hecho, el primer teniente de alcalde Pedro García ha visitado los trabajos y a través de una grúa ha visitado la zona superior de la muralla. En la segunda fase, todavía por desarrollar, está previsto al menos la intención de plantear que la muralla del Marrubial sea visitable, algo para lo que hará falta el visto bueno de la Consejería de Cultura.

La arquitecta responsable de la obra y trabajadora de la Gerencia Municipal de Urbanismo Carmen Chacón ha explicado que en principio el Ayuntamiento estaría estudiando la posibilidad de facilitar un acceso que no será fácil, ya que necesita de la construcción de una pequeña estructura que se apoyaría sobre la muralla, algo que probablemente no sea autorizado. Aunque se intentará.

Chacón explicó que hay tres torres, la nueve, la diez y la doce, que están bastante bien conservadas y que mantienen parte del camino de ronda. El resto de los 400 metros de muralla es más inaccesible. Sería ahí donde técnicamente se podría recuperar una visita superior, que ofrezca unas vistas diferentes del casco histórico de Córdoba sobre una estructura construida en adobe hace 900 años. "No lo descartamos, pero es algo que tiene que estar muy consensuado", explicó.

Mientras, continúan las obras que arrancaron en junio y que tienen un plazo de ejecución de cinco meses. "De momento, vamos bien", dijo Pedro García, que anunció que en 2018 se licitará y ejecutará la segunda fase de los trabajos.

La consolidación se está centrando en asegurar las "cajas sueltas" que tiene la muralla en la parte superior y por las que entraba el agua de lluvia y la humedad, que estaba provocando derrumbes. Cuando concluyan las obras, los cordobeses podrán volver a pasear junto a la muralla y se retirarán las vallas que afeaban la vista hasta ahora pero que protegían a los peatones de posibles derrumbes. La intervención también está cosiendo la unión de la muralla con las torres con unas "cremalleras de sillería", según explicó la arquitecta.

Etiquetas
stats