¿Y si el paro no baja y lo que los datos dicen es que sube?

Una cola en una oficina de Empleo | MADERO CUBERO

A veces, las estadísticas son difíciles de interpretar. Y otras veces, incluso, fáciles de enmendar, de arrimar el ascua a la sardina que más caliente. Y eso es lo que ocurre, en ocasiones, con los datos del paro. Según el partido en el Gobierno o en la oposición, la culpa será del Ejecutivo o de la coyuntura económica. Y hasta de la herencia recibida. En Córdoba, por ejemplo, la Encuesta de Población Activa (EPA) arroja una paradoja. Sobre el papel, el paro ha bajado en la provincia. Pero, ¿y si lo que nos dicen los datos es todo lo contrario?

La EPA señala que en Córdoba hay 3.700 parados menos en la provincia que el trimestre anterior y 22.300 menos que hace un año. Sobre el papel, son datos incontestables. Pero la EPA señala, en cambio, en la provincia de Córdoba ha bajado el número de ocupados en 7.600 personas. Es decir, hay menos parados pero hay muchos menos ocupados. Estos datos solo pueden tener una explicación: Córdoba ha perdido población activa, hay menos gente trabajando que en el trimestre anterior, y también menos gente buscando empleo. Y es por eso que baja el paro.

La tasa de empleo se sitúa en el 41,65% y la de actividad en el 55,83%. En los últimos años nunca había sido tan baja esta última. Es decir, casi la mitad de la población de la provincia de Córdoba no trabaja. Y no lo hace porque está en paro, porque está jubilada, porque está de baja o porque no tiene edad. Los datos, por tanto, no son tan optimistas.

Según la EPA, en este último trimestre, correspondiente a los meses de verano -julio-agosto y septiembre- el número de parados ha bajado en 3.700 personas, descendiendo de los 96.000 del anterior trimestre a las 92.300 registradas ahora. De ese total de personas paradas, 53.200 son mujeres y 39.100 hombres. La EPA señala también que la tasa de paro en la provincia de Córdoba es del 25,4%, mientras que hace tres meses era del 25,6%.

Etiquetas
stats