El segundo imputado por el crimen de La Carlota niega cualquier relación con los hechos

Un guardia civil en la vivienda donde apareció el cadáver | FERNANDO HERMOSO

El segundo investigado por el crimen de La Chica Carlota, en La Carlota, ha negado cualquier relación con los hechos ante el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Posadas, que es quien dirige la investigación. Según ha podido saber este periódico, el acusado solo ha respondido a preguntas de su abogado, ha rechazado las de la acusación y ante el interrogatorio del juez ha eludido cualquier responsabilidad en los hechos.

Se trata del segundo investigado por este crimen. El primero está en prisión provisional, en un penal de Madrid, después de que fuese sorprendido con objetos personales de la víctima, un hombre de mediana edad que apareció enterrado en el huerto de su propia casa. El segundo imputado acudió a declarar este lunes en un caso que sigue bajo secreto de sumario y del que, de momento, apenas han trascendido más datos. Aún se desconoce si ya han llegado al despacho del juez todos los informes científicos solicitados.

Fue durante el verano pasado cuando agentes de la Guardia Civil hallaron el cadáver de un hombre, que se encontraba desaparecido desde septiembre de 2017, en el huerto de su vivienda en La Chica Carlota. Tras meses de investigaciones, una minuciosa inspección logró localizar un lugar sospechoso. En el huerto había una pequeña zona en la que se notaba que la tierra estaba algo más alta. Los agentes excavaron y rápidamente vieron que algo había bajo tierra. Era un cadáver en avanzado estado de descomposición. La investigación apuntó a que se trataba de un hombre, de 45 años, propietario de la vivienda cuya desaparición fue denunciada por sus hermanos en septiembre del año anterior.

El principal sospechoso como autor material de la muerte es un varón, en prisión por otros delitos. Fue detenido en Madrid con el vehículo del desaparecido, había usado sus tarjetas de crédito y sus documentos de identidad. En la casa donde fue hallado el cadáver también se hallaron un pico y una pala que se analizaron por si los restos de tierra que conservaban se corresponden con los del huerto donde se encontró el cuerpo.

La investigación, que se encuentra en fase de instrucción y bajo secreto de sumario, ha contado con los testimonios de los vecinos de La Chica Carlota, clave para ir cerrando el círculo y despejar incógnitas. Son precisamente estos vecinos los que confirmaron la relación que existía entre el desaparecido y el principal sospechoso, y cómo este último se hacía pasar por sacerdote.

El sospechoso entró en la cárcel acusado de haber robado a otras personas drogándolas previamente. El caso de La Carlota ha podido ser resuelto gracias principalmente a la familia y a la diligencia con la que se ha llevado la investigación durante los últimos meses.

Etiquetas
stats