El bajo riesgo de precipitaciones marcará la primera mitad de Semana Santa

Arcoíris junto a la Iglesia de San Lorenzo | CORDÓPOLIS

Es Viernes de Dolores y arranca oficiosamente Semana Santa. Inicio en un interludio de estabilidad tras el comienzo lluvioso de abril, y que desde el jueves ha visto desaparecer las nubes y aumentar la temperatura, con máximas que ayudadas por el sol han vuelto a superar la barrera de los 20 °C. Una dinámica que seguirá al menos hasta el próximo martes pero que mantiene abierta una ventana de incertidumbre sobre la tarde-noche del lunes, donde el riesgo de lluvia, aún siendo muy bajo, existe. Riesgo que desde la noche del Miércoles Santo irá en aumento, y donde la lluvia podría ser la protagonista meteorológica de la segunda mitad de la semana.

Entre la dorsal y la amenaza de lluvia la noche del Lunes Santo

A gran escala el dibujo atmosférico sobre la península Ibérica es relativamente simple: dorsal anticiclónica durante el fin de semana, escenario de separación entre dos grandes perturbaciones, una sobre el Atlántico Norte y otra sobre Centroeuropa. Tierra de nadie donde las altas presiones y el aire cálido del sur van a tomar el dominio sobre la Península durante el fin de semana, es decir, estabilidad y ambiente agradable.

Aire cálido que se inyectará gracias a la profunda borrasca que va a formarse sobre el entorno de las Azores, y en cuyo acercamiento hasta nuestro territorio a lo largo de la jornada del lunes impondrá un marcado flujo de poniente, lo que derivará en el paso de un frente bastante activo por la mitad noroccidental de la  Península, y que en la tarde-noche del Lunes Santo podría afectar parcialmente al extremo occidental de Andalucía, siendo posibles las precipitaciones en puntos aislados de Sierra Morena.

Aún hoy resulta difícil precisar si Córdoba verá mojar sus calles al paso del frente, siendo muy probable que este nos afecte de manera tangencial con precipitaciones que en caso de darse pudieran ser entre débiles y muy débiles. Hasta entonces la provincia vivirá un Domingo de Ramos con alternancia de sol y nubes y temperaturas claramente en ascenso, con máximas que volverán al rango de los 25 °C y algo de nubosidad media dispersa.

Buen arranque de Semana Santa sin riesgo notable de lluvia en su primera mitad, donde sólo la nubosidad y la posible lluvia débil del frente que se espera con el marcado flujo de poniente, pondrá una pequeña nota de inestabilidad entre las jornadas de Lunes y Martes Santo.

Una segunda mitad de Semana Santa con tendencia a la inestabilidad

Si bien el Martes Santo dejará atrás cualquier mínima posibilidad de tener lluvia en la provincia, desde el miércoles, la aproximación hasta la península Ibérica de una nueva borrasca, volverá a traer inestabilidad en un episodio que sí sería de mayor importancia y riesgo que el de la noche del lunes. La mayor cercanía al territorio peninsular, así como su posible aislamiento, podría derivar en un marcado empeoramiento de la atmósfera en la mitad occidental, tanto por el paso de frentes asociados a la borrasca, como por la formación de chubascos de carácter tormentoso.

Una tendencia en la que los dos grandes modelos aciertan a converger, pero de la que aún queda por definir, tanto su ubicación final como el inicio del posible episodio y la duración del mismo. Un escenario que invita a la prudencia y que acabará determinando la segunda mitad de la Semana Santa de 2019.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats