Recicor amplía el almacenamiento de residuos peligrosos en su planta de la capital

Aspecto de la planta de reciclaje con el incendio ya sofocado.

Recicor XXI S.L., la empresa que cuenta con una planta de almacenamiento y reciclaje de residuos en la capital cordobesa y que sufrió un aparatoso incendio en el mes de octubre de 2017, va a ampliar sus instalaciones. En concreto, la empresa va a aumentar su capacidad para almacenar residuos peligrosos, tales como el amianto.

Con este motivo, la empresa ha presentado un proyecto de actuación ante la Junta de Andalucía para su "planta de reciclaje de residuos de construcción, demolición y vertedero de apoyo", ubicada en la finca Haza de Orbaneja o Conchuela y Veguilla, junto a la carretera A-3051, proyecto necesario para la Autorización Ambiental Integrada que necesita ahora por la ampliación de sus instalaciones, que suponen una "modificación sustancial" de las mismas.

"Al incrementarse la capacidad de gestión de residuos peligrosos, se considera que las actuaciones proyectadas suponen una modificación sustancial de las instalaciones, por lo que debe tramitarse una autorización ambiental integrada", señala el proyecto de la empresa al que ha tenido acceso este periódico.

De entre las principales ampliaciones que presenta la planta de almacenamiento y reciclaje de residuos destaca la "construcción de una nueva celda para el depósito de residuos peligrosos (residuos de amianto)", que se ubicará en las cercanías de la actual celda de residuos de este tipo "actualmente en explotación".

De otro lado, también se construyen "nuevas celdas para el vertido de residuos no peligrosos", que estarán junto a la celda dedicada a estos residuos que "resultó afectada por el incendio de octubre de 2017" y para la que la empresa "ha presentado un proyecto de sellado". Tras el fuego, se comprobó que la planta de reciclaje incendiada sobrepasaba la cantidad permitida de plásticos almacenados.

Asimismo, se ejecutará "una nueva balsa de almacenamiento de lixiviados (líquidos resultantes de residuos sólidos), en la que se almacenarán los lixiviados de las celdas de residuos no peligrosos" La actual balsa dedicada a esta función quedará "para el almacenamiento en exclusiva de los lixiviados generados en las celdas de amianto (la existente y la proyectada)". Por último, se construirá una nave para almacén de maquinaria.

Nueva autorización ambiental

Todas esas ampliaciones de la planta de Recicor suponen una modificación sustancial de las instalaciones, que hasta ahora contaban con un vertedero de rechazos de residuos no peligrosos, una celda para el depósito de residuos de amianto, una planta de tratamiento de residuos de construcción y demolición, una balsa de almacenamiento de lixiviados y una nave portátil de taller y almacén.

La empresa cuenta con la Autorización Ambiental Integrada otorgada el 26 de enero de 2.009 por la Delegación Provincial de Medio Ambiente de Córdoba para las instalaciones con que entonces contaba la empresa. Desde entonces y hasta 2013, en varias ocasiones se hicieron modificaciones "no sustanciales" que prorrogaron la autorización ambiental sin cambios.

Poco después, el 14 de junio de 2013, se emitió resolución de la Junta por la que se otorga nueva autorización ambiental integrada a Recicor XXI S.L. para la modificación sustancial de la planta de reciclaje de residuos. Y tras el incendio de 2017, se emite resolución en fecha 31 de enero de 2018 para que se acondiciones una nueva celda con las cenizas originadas, que será sellada.

Medio Ambiente había detectado, tras el incendio, incumplimientos de la empresa en relación a la autorización ambiental otorgada. La empresa fue multada tanto por la Junta de Andalucía como por la Gerencia Municipal de Urbanismo de Córdoba.

Ahora, el proyecto de ampliación de las instalaciones y el requerimiento de una nueva autorización ambiental integrada se encuentra en exposición pública por parte de la Junta de Andalucía, con un plazo de 20 días para posibles alegaciones al mismo.

Etiquetas
stats