El embalse del que beben todos los pueblos del norte de Córdoba entra en situación de emergencia

Yacimiento emergido por la sequía en Sierra Boyera

Los 80.000 cordobeses que viven en el norte de la provincia solo beben agua de un embalse: Sierra Boyera. Este pantano se construyó a finales de los años setenta precisamente para acabar con los problemas de abastecimiento de la comarca. Pero pronto se quedó pequeño, especialmente después del enorme crecimiento de la cabaña ganadera de la zona de Los Pedroches. Por eso se construyó La Colada, para dar apoyo también a estos 27 municipios.

Este viernes, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) decretó el estado de emergencia en la zona de Sierra Boyera. Esta es ahora mismo la única zona de toda la Confederación en esta situación, la que señala que está atravesando un periodo de sequía en el que ni el consumo humano está garantizado para el próximo año.

Según los últimos datos, ahora mismo en Sierra Boyera quedan 16 hectómetros cúbicos de agua. Es el 39% de la capacidad del embalse. Podría parecer un porcentaje alto, pero al ser tan pequeño no lo es. De media, en un año, los 80.000 habitantes del norte de la provincia se beben unos 26,4 hectómetros cúbicos de agua. Es decir, no hay agua embalsada como garantizar un año de abastecimiento de agua a estas ciudades en caso de que no lloviera ni una gota.

La situación que vive el norte de la provincia y su falta de agua es endémica. En los noventa, los municipios ya sufrieron restricciones. Y los ganaderos, graves pérdidas. La mayor cabaña ganadera de Andalucía necesita agua para los animales y ésta tampoco está garantizada. Muchos municipios tienen sus propios pozos, pero en algunos casos los acuíferos también se están agotando. En otros, los purines procedentes de las explotaciones ganaderas complican la potabilización del agua, en una especie de círculo vicioso.

Por eso es fundamental la obra que complete la red que lleve agua de La Colada a estos 27 municipios. La zona norte de la provincia tendría un segundo embalse que garantizaría que no va a faltar el agua incluso en periodos como el actual, con una falta total de lluvia durante la pasada primavera.

Mientras, es probable que en otoño la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir tenga que solicitar en toda la cuenca la activación del decreto de sequía. La falta de lluvias en los últimos años, con una reducción de hasta el 40% con respecto a años anteriores, está provocando que no solo los embalses estén en los niveles más bajos desde los años noventa, sino que muchos acuíferos no hayan llegado a recuperarse desde entonces.

Pero para cuando eso ocurra, en Sierra Boyera se le estará ya viendo el fondo al embalse. Recientemente, la Diputación, a través de Emproacsa, ejecutó obras para mejorar el sistema de potabilización del agua, que estaba muy envejecido ya. El objetivo es que se puedan usar la mayor parte de los 16 hectómetros cúbicos de agua que quedan.

Etiquetas
Publicado el
7 de agosto de 2021 - 05:45 h