¿Está prohibido comer pizza y beber refrescos en la calle?

Dos de los cuatro jóvenes sancionados, con su multa y sus refrescos.
La multa a cuatro jóvenes de Lucena por consumir en un parque bebidas sin alcohol se convierte en viral en las redes sociales y recuerda que existe una ley andaluza que lo prohíbe

Eso fue lo que se preguntaron cuatro chicos de Lucena cuando en la madrugada del pasado domingo fueron multados por una pareja de agentes de la Policía Local. ¿Está prohibido comer pizza y beber refrescos en un lugar no autorizado como es la calle? La respuesta es que sí, aunque lo que se beba e ingiera carezca de alcohol y/o sustancia estupefaciente.

Según han confirmado fuentes del Ayuntamiento de Lucena a este periódico, los agentes de la Policía Local se limitaron a aplicar la normativa en la noche del pasado domingo, cuando los jóvenes fueron multados por comerse unas pizzas (que ya se habían acabado y cuyos restos habían tirado a la papelera) y beberse unos refrescos. ¿Qué normativa? Pues la Ley 7/2006, de 24 de octubre, sobre potestades administrativas en materia de determinadas actividades de ocio en los espacios abiertos de los municipios de Andalucía, aprobada por la Junta. Esta ley prohibe de manera taxativa “la permanencia y concentración de personas que se encuentren consumiendo bebidas o realizando otras actividades que pongan en peligro la pacífica convivencia ciudadana fuera de las zonas del término municipal que el Ayuntamiento haya establecido como permitidas”.

Y esto fue lo que alegaron los agentes de la Policía Local, que los jóvenes, pese a no estar ni bebiendo alcohol ni consumiendo droga, estaban alterando la pacífica convivencia del vecindario. Su foto, con el boletín de denuncia en una mano y los refrescos en otra, se ha convertido en viral en las redes sociales, que han estallado indignadas por una ley que existe, al menos, desde el año 2006, pero cuya aplicación tan estricta apenas había trascendido.

Desde el Ayuntamiento de Lucena, no obstante, dudan que se vaya a sancionar con el máximo previsto a estos cuatro jóvenes (300 euros), pero sí que creen que acabarán siendo apercibidos administrativamente. ¿Qué significa esto? Pues que la próxima vez sí que tendrían que pagar los 300 euros de multa.

Etiquetas
stats