La ordenanza de higiene urbana, tarea de la próxima Corporación

Un hombre rebusca en un contenedor de basura de la ciudad | MADERO CUBERO
El Ayuntamiento cerró ayer el plazo de alegaciones a un proyecto que no podrá ser aprobado en este mandato

Uno de los asuntos pendientes del mandato que expira el próximo domingo será la aprobación de la ordenanza de higiene urbana, cuyo plazo de alegaciones concluyó ayer. El equipo de gobierno, que goza de mayoría absoluta, tendrá que esperar a que pasen las elecciones y se conforme un nuevo gobierno local para darle el visto bueno a esta ordenanza de higiene urbana, que actualiza la que actualmente está en vigor y que data de los años noventa.

Una de las grandes novedades de la futura ordenanza, pendiente para la próxima Corporación, es la ampliación en una hora el horario previsto para que los cordobeses depositen la basura en los contenedores.

Además, la nueva ordenanza de higiene urbana deja sin efecto una de sus medidas más polémicas: el régimen sancionador que multaba a las personas que hurgaran en los contenedores. Finalmente, el Ayuntamiento no ha podido atender la propuesta del Consejo Social, que instaba al Consistorio a sustituir estas multas por trabajos para la comunicada. Al final, lo que ha hecho el Consistorio ha sido modificar el texto y ha explicitado que las sanciones se interpondrán contra los que muevan los contenedores o los rompan con afán vandálico. La ordenanza de higiene urbana sigue contemplando multas de hasta 900 euros por infracciones leves (orinar en la calle, no recoger las heces de las mascotas…). El importe contemplado en la ordenanza es el mismo al que establece la normativa autonómica.

Ayer, el grupo municipal de Izquierda Unida entregó las seis alegaciones que ha presentado a la ordenanza de higiene urbana. La primera tiene que ver con la obligación de la gestión de los residuos municipales cuya redacción en la ordenanza da pie a confusión e interpreta que Sadeco puede perder actividad en los próximos años. La segunda reclama que se elimine la posibilidad de la exigencia de un contrato por la existencia de un cuarto de basura..

La tercera alegación de IU reclama que sea obligatorio recoger la basura todos los días. La cuarta se refiere a la eliminación de un punto que abre la posibilidad de llevar residuos a recintos privados y la quinta y la sexta reclaman una redacción más clara en varios artículos que se prestarían a confusión.

Etiquetas
stats