Un nuevo proyecto busca mejorar el civismo de los jóvenes mediante acciones de voluntariado

Presentación del proyecto 'IYE-LABS' | MADERO CUBERO

Concienciar, respetar y que los jóvenes adopten un pensamiento crítico. Estos son los tres objetivos principales del proyecto IYE-LABS (Inclusive Youth Environmental - Social Lab For Volunteering), de la Fundación XUL y que ha sido presentado este lunes en la sede del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ). En concreto, este proyecto ha sido diseñado para abordar las siguientes cuestiones: la falta de actitud de participación ciudadana entre la gente joven, la ausencia de involucración juvenil en la comunidad local y en las organizaciones del tercer sector, y la desigualdad, pobreza, exclusión y discriminación que afecta a la gente joven de los grupos en desventaja social.​

El proyecto se enfrenta al reto de llegar a un grupo de jóvenes de entre los 18 y 30 años, que tengan un propósito social y quieran adquirir los conocimientos y destrezas necesarias para llevar a cabo proyectos de voluntariado, permitiéndoles generar un liderazgo que cambie sus vidas y el ecosistema social de sus localidades para siempre. Junto a XUL, este proyecto estará liderado con otros cuatro países: Turquía, Croacia, Italia y Bélgica ya que el objetivo no es sólo concienciar sobre las problemáticas sociales locales, sino conseguir que los jóvenes vuelquen sus miradas en países vecinos.

Según ha explicado el presidente de la Fundación XUL, José Castillo, IYE-LABS se desarrollará durante un año y tendrá dos ejes vertebradores: la formación de los jóvenes y la capacitación para desarrollar un proyecto de acción social. Durante la etapa de formación, que será de 120 horas, los jóvenes conocerán “la realidad social a nivel local de la mano de organización sociales y a nivel macro”, ha apuntado Castillo. Los participantes de los cuatro socios de trabajo -Turquía, Croacia, Italia y Bélgica- tendrán la oportunidad de intercambiar ideas, visiones, buenas prácticas e información práctica. La persona dinamizadora puede proponer talleres de 8 horas, una semana intensiva o reuniones espaciadas, según el perfil y la capacidad de cada grupo.

Una vez finalizadas las 120 horas de formación -de octubre a febrero-, los participantes pondrán en marcha el proyecto de acción social ideado durante los meses siguientes -hasta junio-. El proyecto voluntario es el momento de protagonismo de la juventud en su entorno y se compone de dos momentos destacados: el desarrollo de la acción concreta (actividad, proyecto, campaña, evento, documento) y la evaluación de los resultados. Para la primera etapa, la implementación del proyecto, se espera que, con apoyo de las personas dinamizadoras y organización aliada, se realicen previamente diálogos y/o articulaciones locales con ONGs, el poder público, escuelas, centros culturales…

En este sentido, el asesor de programa del IAJ en Córdoba, Salvador García, ha destacado la importancia de este proyecto que busca “promover el diálogo intercultural y los beneficios de una sociedad diversa, mejorar el pensamiento crítico entre los jóvenes, fomentar la ciudadanía activa a nivel local y global y construir sinergias en las comunidades locales mejorando las capacidades de los trabajadores de juventud y organizaciones sociales”.

García ha manifestado que desde la delegación provincial del IAJ se ha asumido “el compromiso de apoyar la difusión del proyecto comenzando por la convocatoria de participantes, acompañar a nivel técnico el desarrollo del proyecto y ceder espacios propios del Instituto Andaluz de la Juventud para la realización de los talleres”.

El proyecto IYE-LABS está cofinanciado por el Programa de la Comisión Europea Erasmus+ y puede solicitarse en Córdoba hasta el 25 de septiembre.

Etiquetas
stats