Montilla, junto al Cristo del Perdón

Santísimo Cristo del Perdón en su salida extraordinaria en Montilla | BENJAMÍN PORTERO

Especial, intensa y emocionante. Así resultó la tarde noche de este sábado en Montilla con la salida extraordinaria del Santísimo Cristo del Perdón. El Crucificado recorrió las calles de la localidad de la Campiña Sur con motivo de su vigésimo quinta estación de penitencia con la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores, un hecho que tuvo lugar el pasado Lunes Santo. Una cita ésta en la que la imagen estuvo acompañada de numerosos hermanos, fieles y devotos. Previamente, a las seis, se celebró en la iglesia de San Agustín una misa solemne para conmemorar la efeméride. La eucaristía fue cantada por el recientemente creado coro de la propia corporación.

La comitiva inició su trayecto a las ocho, hora a la que se abrieron las puertas de San Agustín, y recorrió diferentes puntos de Montilla. Tras caminar por la calle Ancha, el cortejo continuó por plaza de Munda, Juan Colín, San Sebastián, Virgen del Carmen, La Gavia y San Francisco Solano antes de subir Ancha. El Santísimo Cristo del Perdón, talla que data de comienzos del siglo XVIII, fue portado a hombros por su cuadrilla de hermanas cargadoras. El Grupo de Metales de Montilla puso los sones a la salida extraordinaria del Crucificado.

La cruz de guía de la hermandad de Jesús Nazareno, flanqueada por sus dos faroles y seguida por la bandera de la corporación, abrió un cortejo del que formaron parte numerosos hermanos, fieles y devotos. Todos ellos alumbraron al Cristo del Perdón en su camino por las calles montillanas, a lo largo del cual tuvo lugar la lectura de varias reflexiones. Tampoco faltaron a la esperada cita una representación de la hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de la Amargura y de la Agrupación de Cofradías de Montilla con bordón en mano.

Sin duda, uno de los momentos más emotivos de la tarde noche se produjo a la llegada de la comitiva a la parroquia de San Sebastián. En este punto, la hermosa talla del Crucificado fue girada por sus hermanas cargadoras para situarse frente a la puerta principal del templo, donde permaneció cedida durante varios decenios del siglo XX. De hecho, en aquella etapa la imagen llegó a formar parte del Vía Crucis, en la madrugada del Viernes Santo, de la entonces recién creada hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia. Fue hasta que la corporación contó con su nuevo titular.

Etiquetas
Publicado el
16 de octubre de 2016 - 19:48 h
stats