El misterio del cadáver sin cabeza que halló un agricultor mientras araba

Un forense, mostrando una pruebas | MADERO CUBERO

Desde hace dos semanas, el caso es un misterio que supuestamente debería resolverse, pero que sigue generando incógnitas. En la primera semana de abril, un agricultor notó algo bajo los arados de su tractor mientras operaba en una finca agrícola en el arroyo Cordobilla. Al bajarse del vehículo, descubrió horrorizado lo que parecían ser unos huesos humanos. Rápidamente, llamó a la Guardia Civil. Los agentes llegaron al lugar, acordonaron la zona en cuanto comprobaron que los huesos podrían ser humanos e iniciaron la búsqueda de más restos para completar el cadáver que acababa de aparecer.

Extrañamente, lo que no apareció por mucho que buscaron fue la cabeza. Pero lo más extraño es que en las inmediaciones se encontró documentación. Aparentemente, y por la proximidad, debería tratarse del DNI del fallecido. Aparentemente, pues por la forma en que se hallaron los restos, la ausencia de buena parte de ellos y que en este tipo de casos las certezas no llegan a la primera.

Actualmente, el caso ha pasado de la Guardia Civil a manos de la Policía Nacional por una cuestión de competencias. Según ha podido saber este periódico, los investigadores han encargado una prueba de ADN a los familiares de la persona identificada en la documentación encontrada (que también ha desaparecido) para cotejarla con el de los restos hallados. Solo así se podrá dar por identificado al fallecido. Y solo así la familia de esta persona podrá obtener una respuesta que, de momento, es dudosa.

Tras la noticia del hallazgo, tanto la Policía como la Guardia Civil han recibido llamadas de familiares de desaparecidos de toda España. En total, se calcula que hay unos 6.000 casos aún por resolver. En Córdoba, por ejemplo, hay seis activos. De momento, los investigadores quieren ser prudentes y no revelar la identidad hasta no tenerla confirmada al 100%.

El hallazgo se produjo en el arroyo Cordobilla, junto a la carretera CO-3200 en las inmediaciones del Guadalquivir y de la prisión provincial. En principio, se está tratando de determinar cuánto tiempo podría llevar muerta la persona localizada. Se sospecha, incluso, de que el principal motivo por el que no aparecen más restos es que precisamente la zona en la que estaba enterrada ha sido arada en numerosas ocasiones. Solo ahora un tractorista ha descubierto que algo raro pasaba bajo el metal de su arado.

Etiquetas
stats