La Marcha por la Dignidad protesta en Bruselas por los desahucios

.
Tras casi tres meses de camino a pie, los ocho cordobeses afectados por la hipoteca se reúnen con el presidente del Parlamento Europeo y distintos miembros de la Cámara

Han tardado 87 días y ayer llegaron al fin a Bruselas. 87 días de camino a pie desde Córdoba llevando una sola idea en la cabeza: abrir los ojos de Bruselas. En principio, a los ocho miembros de la plataforma Stop Desahucios no les dejaban entrar al Parlamento con las camisetas del colectivo que han estado vistiendo a lo largo de lo miles de kilómetros. Pero, finalmente, los miembros de seguridad y protocolo accedieron a este imponderable "-no tenemos otra ropa", defendían los manifestantes- y se reunieron con el presidente Martin Schulz.

A él y al resto de parlamentarios con los que ayer se reunieron y con los que piensan seguir reuniéndose hoy, les explicaron el drama de los desahucios que están viviendo en su propia carne tanto lo que han ido a Bruselas como decenas de miles de familias en toda España. "Nos ha dicho que va a poner este problema encima de su mesa", dijo anoche Ana Belén, una de las marchadoras.

La joven comunicó este logró a dos centenares de activistas y simpatizantes que se concentraron en la plaza de la Corredera para participar en la videoconferencia que se estableció con Bruselas. Todos ellos celebraron el fin de esta campaña reivindicativa y leyeron el mismo manifiesto que se ha hizo público ayer en Bruselas y se escuchó en calles y plazas de las principales capitales europeas. Un manifiesto en el que se reclaman al Gobierno las soluciones exigidas para atajar el drama, no solo de los desahucios, sino de las familias que se quedan sin casa.

Desahucio de una familia en Córdoba

Mientras los ocho manifestantes llegaban a Bruselas, en su ciudad de origen, ´Córdoba, se producía un nuevo desahucio. Pero ningún miembro de Stop Desahucios protagonizó ninguna acción de resistencia a las que están acostumbrados. La pareja desahuciada, con dos hijos, estuvo acampada este invierno en la puerta del Ayuntamiento reclamando una vivienda. Y la mujer se encaró esta semana en el Pleno del Consistorio en petición de lo mismo. "Durante estos meses nos hemos acercado varias veces a ellos para asesorarles, ofrecerles ayuda, explicarles que su problema es el de todos y que se unieran al colectivo para luchar haciendo piña", señaló ayer Rafael Carmona, portavoz de Stop Desahucios.

"Incluso les ofrecimos una vivienda vacía para que ellos la ocupasen", apunta. Pero Carmona afirma que rechazaron todas sus propuestas y que no se enteraron hasta un día antes de que la familia iba a ser desahuciada. "Las acciones de resistencia se preparan con mucho más tiempo de antelación y siempre con la colaboración de los afectados. Y no se daba en este caso".

Etiquetas
stats