Una madre se niega a entregar a su hijo a su expareja, a la que acusa de agredirle

Denuncia interpuesta contra el padre del niño por maltrato | MADERO CUBERO

El 8 de febrero se cumplió el plazo que le ha dado un juez a una madre cordobesa de 26 años para que entregue a su hijo a su expareja. El niño tiene nueve años y, según denuncia su madre (quien asegura que se lo confesó el pequeño), tiene miedo a volver con su padre debido a que ha sufrido una reciente agresión física (de la que consta un parte de lesiones en el hospital). El niño está con su madre desde el pasado 8 de diciembre.

La custodia, por orden judicial, corresponde al padre desde hace seis años, pero la madre asegura que su expareja ha incumplido el acuerdo judicial alcanzado entonces y se niega a entregar al pequeño hasta que se resuelva la denuncia que ha interpuesto en su contra. El niño no va al colegio desde diciembre, ya que la madre asegura que en ese caso el padre podría reclamarlo y llevárselo.

El caso es complejo y se asemeja, aunque con matices, al de Juana Rivas, la granadina que se negó a entregar a sus hijos a su expareja, acusada de maltrato. En el caso cordobés, esta madre de apenas 27 años (casada con otra pareja con la que tiene dos hijos más) y con la que ha podido hablar este periódico confiesa su desesperación absoluta. Su expareja fue condenada en 2011 por maltratarla. Un juez le impuso incluso una orden de alejamiento sobre ella. Aunque no podía acercarse a menos de 500 metros, la mujer asegura que el hombre incumplió esta premisa.

Posteriormente, en el año 2013 un juez decidió otorgarle la custodia al padre con la condición, según consta en la documentación que obra en poder de este periódico, de que el niño viviese en el domicilio de su abuela. Tanto el padre como la madre, ya separados, carecían de vivienda y trabajo entonces. Ante ello, el juez le otorgó la custodia al padre y ordenó a los asistentes sociales que vigilasen una situación que ahora la madre asegura que no se ha cumplido prácticamente nunca.

Tras la separación, la madre (que a sus 27 años es huérfana) rehizo su vida con otra pareja, con la que ha tenido dos hijos más. Con su nueva pareja, posee una vivienda e incluso ahora tiene un trabajo, por lo que insiste en que sí tiene arraigo. Ha puesto su caso en manos de los servicios sociales, sin que por el momento haya obtenido respuesta.

Los acontecimientos se precipitaron en diciembre. Un martes -y según consta en la denuncia policial-, cuando recogió al pequeño para disfrutar de los días obligados de tutela, el niño, de solo nueve años, se presentó con una herida encima del ojo. En la denuncia consta que la asistenta social comentó que, según le dijo el padre, el pequeño se había golpeado solo con una puerta. No obstante, el 8 de diciembre el menor le dijo a su madre (siempre según la denuncia) que la herida se la causó su padre.

Entre la documentación consultada consta también un parte de lesiones elaborado por médicos del Materno Infantil del hospital Reina Sofía de Córdoba. En el parte se detalla cómo esta madre acude a Urgencias con el menor, que presenta lesiones en la cara y en el cuello. Los médicos citan incluso que el niño estaba jugando a la PlayStation con su padre cuando “discutieron por el juego” y “el padre le golpeó en la cara con la mano”. Según consta en el parte, el pequeño dijo: “Me estrelló contra la pared y después me cogió por el cuello y me empujó”. Tras una cura, recibió el alta. Con el parte, la madre acudió a la Comisaría a poner la correspondiente denuncia. Y se dio parte al Juzgado.

Desde entonces, esta mujer está pendiente de un juicio rápido que determine si tiene que devolver o no al pequeño a su padre. El padre, por su parte, la ha denunciado por incumplir el régimen de visitas y quedarse con el niño. La madre insiste en que el niño tiene miedo a volver con su padre y asegura no entender cómo el Juzgado de Familia y Violencia contra la Mujer no ha actuado de oficio en este caso y ha interrumpido de manera temporal la custodia del pequeño, ya que su expareja tiene antecedentes penales por malos tratos.

En el mismo sentido, la defensa de esta mujer lamenta que la asistencia social no haya actuado de oficio en el caso de este pequeño durante los seis años que lleva con su padre. A su juicio, el padre habría incumplido la sentencia de custodia ya que incluso el menor ha sido expulsado del colegio al que asiste, sin que haya ido a recogerlo ni a reunirse con los profesores.

Etiquetas
stats