Urbanismo prevé iniciar en 2023 las revisiones de la Inspección Técnica de Edificios

Obras de apuntalamiento de un edificio antiguo en el casco histórico de Córdoba | TONI BLANCO

La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) tiene previsto que durante el próximo año 2023 comiencen las inspecciones técnicas de edificios, dirigidas a aquellos de más de 50 años.

Según ha explicado el presidente de la GMu, Salvador Fuentes, está previsto que a comienzos del año se lleva a aprobación inicial la ordenanza municipal sobre la Inspección Técnica de Edificios (ITE) “ya consensuada con los vecinos” y adaptada al reglamento que marca la Junta de Andalucía. Esta norma obliga a que los edificios de más de 50 años sean objeto de unas “revisiones periódicas”.

“Tenemos cuatro años para inspeccionar todos los edificios” de esa antigüedad, ha dicho Fuentes, que ha asegurado que en 2023 comenzarían a realizarse las inspecciones “no coercitivas, sino de manera preventiva y para garantizar la seguridad” de los propios edificios y de los vecinos.

Tras la aprobación inicial de la ordenanza, tendrá un plazo establecido de exposición pública y presentación de alegaciones, aunque Urbanismo espera que con “el consenso” alcanzando en la norma, la tramitación no se retrase más para su aprobación definitiva y su entrada en vigor.

Asimismo, Fuentes ha señalado que la ordenanza llevaría una memoria económica para su entrada en funcionamiento, que ha cifrado en 500.000 euros en el presupuesto municipal de 2023, que prevé presentar a comienzos de año para su aprobación.

La norma de la Inspección Técnica de Edificios viene postergándose desde 2013. Tras sucesivas prórrogas, el Ayuntamiento ha elaborado una nueva ordenanza que establezca las revisiones, como una especie de ITV, para los edificios más antiguos de una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad y con un casco histórico protegido.

La nueva ordenanza contempla unos plazos establecidos para cumplimentar los informes sobre los edificios, en función de su antigüedad, desde los más de 100 años de viviendas del casco histórico, a las que se encuentran entre 75 y 100 años, las que se encuentran entre 50 y 75 años, y las de menos de 50 años.

. Así, para los edificios BIC y su entorno de más de 100 años de antigüedad será obligatorio presentar los informes un año después de la aprobación de la ordenanza.

Etiquetas
stats