Reparada la avería que ha hecho que el agua de Córdoba tenga un sabor arenoso

Desembalse en el pantano del Guadalmellato

La Empresa Municipal de Aguas de Córdoba (Emacsa) ya ha reparado la avería que, desde la pasada semana, ha provocado que el agua que beben los cordobeses tenga un sabor y un aroma arenoso. Según han indicado a este periódico fuentes municipales, ya se ha arreglado la tubería que provocó que se tuviera que cambiar la fuente primaria de la que se sirve para abastecer de agua a la ciudad.

Habitualmente, los cordobeses beben agua del Guadalmellato, aunque desde que se produjo la avería, se ha bombeado desde el embalse de San Rafael de Navallana. Ahora, una vez solventada la avería, ya se ha vuelto a bombear desde la fuente primaria.

“Se está bombeando desde Guadalmellato, pero se tienen que llenar los depósitos y empezar a distribuirse”, aclaran las fuentes municipales consultadas, en previsión de las quejas que advierten de que el agua sigue teniendo un aroma y sabor distinto.

La semana pasada, ya se explicó que ésta es una práctica habitual y que se ha hecho en otras ocasiones. El gerente de Emacsa, Rafael Carlos Serrano, aseguró que el agua de San Rafael de Navallana responde a los máximos estándares de potabilidad y que puede usarse sin problema.

Etiquetas
stats