Los protagonistas del 'botellón': “El otro día me gasté 50 euros en una caseta y tampoco bebí mucho”

Botellón en el miércoles de Feria

La vuelta de la Feria significa la vuelta del 'macrobotellón' del miércoles universitario, que pese a las ganas retenidas tras dos años sin la fiesta, ha tardado en congregarse debido al calor. Así lo han contado la mayoría de jóvenes entrevistados por Cordópolis, Juanjo y su amigo Dani han sido algunos de ellos. “Ahora es cuando es la hora buena, antes hace mucho calor”, ha expresado Dani.

Aunque al refugio del puente los primeros estudiantes han ido llegando a las 17:00. Este ha sido el caso de Mercedes Lucena y sus amigas, estudiantes de cuarto de Biología que han querido celebrar desde temprano el examen que han tenido. “Hemos tenido un examen, hemos venido a comer por aquí y nos hemos venido a la sombra del puente”. Una celebración que “si el cuerpo aguanta”, confiesa, será “hasta las 7:00”.

Pero no todos han sido tan valientes, Natalia Quintero, Rocío Romero y Lidia Ramírez del mismo grado, han cogido el bus camino al Arenal a las 18:30 desde Ciudad Jardín. “Hemos venido ahora porque es cuando viene la gente, antes hace mucha calor”, cuenta Rocío. Y es que, antes o después, lo importante para ellas es pasar unas horas “charlando porque hay más unión” antes de ir a las casetas, según ha contado Natalia.

Los jóvenes han continuado acercándose al recinto a medida que el sol ha ido desapareciendo, un grupo tras otro ha ido entrando cargando con las bolsas con sus bebidas. Una opción “más barata” que beber en alguna caseta donde las copas salen alrededor de los 7 euros. “Somos estudiantes y no tenemos tanto dinero para pagar siete euros cuando una botella de rebujito cuesta 2,60”, ha apostillado Lidia.

De lo mismo se han quejado Diego y Laura, dos estudiantes de cuarto curso del grado de Física, “si vamos solo a las casetas a lo mejor solo podemos salir un día”, ha expresado el primero. “Se ha notado mucho la subida, contando que una jarra de rebujito te cuesta entre 10 y 12 euros y que una copa está en los siete euros”, ha añadido su amiga Laura. Un incremento que no pueden permitirse las carteras de los más jóvenes: “el otro día pude gastarme 50 euros en una caseta sin tampoco beber mucho”, ha expuesto la joven.

La tradición, el conocer a gente nueva y la gran subida de los precios son los motivos por los que los jóvenes cordobeses continúan prefiriendo ir antes de botellón. Aunque ha surgido debate entre la preferencia por este ambiente o el de las casetas. “Aquí lo que pasa es que no hay música, es lo que menos me gusta, en el botellón de mi pueblo, por ejemplo, están los coches que la tienen”, ha contado Mercedes.

Entre Juanjo y Dani también ha habido dudas, “yo prefiero el botellón mil veces antes que las casetas”, ha indicado el primero. “Pero en las casetas también puedes bailar y echarte unos bailes”, ha añadido Dani. Y como es mejor disfrutar ambos que tener que elegir, han confesado que disfrutarán del primer encuentro hasta las 00:00 y posteriormente, visitarán las casetas. Porque el miércoles es universitario y la noche es joven.

Etiquetas
stats