Un 'botellón' más tardío vigilado desde el cielo

Botellón en la Feria

Miércoles de Feria en Córdoba es sinónimo de gran botellón. El final de las clases en la Universidad y en los institutos poblaba el Balcón del Guadalquivir, al sol, de miles de personas buscando otra manera de beber más barata y también de relacionarse antes de entrar (o no) en la Feria.

Como todo este año, no había un gran botellón en la Feria de Córdoba desde el año 2019. Y los tres años que han pasado desde la última vez parecen haber cambiado las costumbres de los jóvenes cordobeses, que cada vez llegan más tarde (pero llegan) a su cita con el botellón.

Este Miércoles de Feria, el botellón masivo se hacía de rogar. A partir de las 20:00, con el sol menguando, comenzaban a llegar enormes pandillas de jóvenes. Muchos, con sus habituales camisetas con mensaje. Otros, más arreglados, pero de botellón, al fin y al cabo. Pocos habían llegado a las 17:00 y los que lo hacían buscaban la sombra, principalmente debajo del propio Puente del Arenal.

Pero la gran novedad del 2022 es que para el botellón consentido de este Miércoles de Feria había vigilancia aérea. En la zona, un dron de la Policía sobrevolaba el Balcón del Guadalquivir. Mucho más agresivo y ruidoso sonaba el helicóptero de la Policía Nacional, que dio varias pasadas sobre El Arenal en una jornada en la que el botellón es cada vez más nocturno que vespertino.

Etiquetas
stats