Todo listo para darle al botón que alumbre la que tiene que ser la primera Feria no sexista

Abanico que se distribuirá en las casetas y autobuses | TONI BLANCO

"Esta es una Feria de todos, no solo de los cordobeses". En el recinto del Arenal ya está todo listo para que este viernes José Muñoz Bermejo y Enriqueta Mora, junto a sus parejas, pulsen el botón que dé luz a la que tiene que ser la primera Feria de Mayo no sexista. "Esta tiene que ser una Feria libre de acoso y agresiones sexuales", arrancó la alcaldesa, Isabel Ambrosio, durante la presentación oficial de uno de los eventos más esperados por los cordobeses. Desde luego, el más masivo y plural.

"La diversión no está reñida con la seguridad", explicó la alcaldesa. En esta edición, el Ayuntamiento distribuirá abanicos contra el acoso tanto en los autobuses como en las 28 casetas que de momento se han adherido al protocolo antiagresiones que se ha puesto en marcha en esta edición como gran novedad. Los abanicos estarán disponibles a partir de este mismo viernes, en una campaña de sensibilización que se extenderá también a la diversa cartelería colocada en el Arenal.

"El objetivo es que la Feria de Córdoba sea la Feria de todos", insistió la regidora. Así, los 28 caseteros que se han sumado a la campaña municipal, "y que esperamos que sean más en los próximos días", han aceptado activar un protocolo de actuación en el caso de que se pueda comprobar que se están cometiendo abusos, ataques sexistas o se está usando a la mujer como reclamo publicitario. "Se les ha pasado un protocolo para que de manera inmediata se pongan en contacto con cuerpos y fuerzas de seguridad. Si es necesario, se activa también convenio con los abogados y la Cruz Roja. Se trata de poder detectar en un momento dado estas situaciones para acompañar a los que puedan sufrir situación de acoso", explicó la regidora.

Este año se mantendrá el botellódromo en el Balcón del Guadalquivir. Tanto la alcaldesa como el concejal de Seguridad, Emilio Aumente, consideran que ya no da tiempo a cambiar su ubicación, como pide la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), aunque se han comprometido a estudiar el asunto para el futuro. "Yo particularmente detesto el botellón", expresó Aumente, quien reconoció que no obstante se tiene que garantizar la seguridad en su organización.

En cuanto al tráfico y el transporte, el concejal de Movilidad, Andrés Pino, se mostró confiado en el buen funcionamiento de los autobuses de Aucorsa, tras los problemas del año pasado, cuando la plantilla se negó a dar horas extraordinarias. Como gran novedad, planteó que el tramo entre Santa Teresa de Jornet y Ronda de Isasa será de "doble sentido" a partir de las 13:00 de cada jornada de Feria, con el objetivo de agilizar el transporte público, especialmente el de los taxis. Pino pidió "comprensión" a la ciudadanía por esta medida puntual.

Más relajada se mostró la concejala de Promoción de la Ciudad, Carmen González, tras un trabajo a contrarreloj en los últimos días. "Ya solo quedan pequeñas pinceladas", indicó. González detalló que este año habrá 98 casetas, 80 atracciones y 185 puestos y barracas, para el disfrute de los cordobeses, así como un punto para celiacos y un estanco, con el objetivo de luchar contra el tabaco de contrabando.

Por su parte, el área de Infraestructura ya tiene todo listo para encender los dos millones de bombillas del ferial y disponer de las miles de macetas que embellecerán el recinto del Arenal, según detalló la concejala Amparo Pernichi, quien destacó el "hospital de campaña" de Cruz Roja con sus más de 2.000 metros cuadrados y los servicios de seguridad ya dispuestos.

En total, el Ayuntamiento destina un millón de euros en recursos para que todo salga bien en la Feria. En esta edición se ha recuperado la comisión de Feria que reunirá todos los días al área de Promoción de la Ciudad, las asociaciones de casetas, las peñas, hermandades, vecinos y la Policía Local, para consensuar decisiones a tomar en tiempo real.

Etiquetas
Publicado el
17 de mayo de 2018 - 15:05 h
stats