Libertad para cuatro de los cinco detenidos ayer en 'Enredadera'

.
La Guardia Civil mantiene arrestado a una quinta persona, que pasará mañana o pasado a disposición de la juez Alaya

La Guardia Civil ha puesto hoy en libertad a cuatro de las cinco personas que ayer detuvo en la provincia de Córdoba en el marco de la denominada operación Enredadera, que investiga el pago por parte de la empresa Fitonovo de sobornos a funcionarios públicos para que éstos lograran contratos para la primera. Según ha podido saber este periódico, los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han puesto en libertad a estas cuatro personas después de tomarle declaración. No obstante, los agentes le imputan distintos cargos y tendrán que comparecer mañana o pasado mañana ante la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, que es la que dirige el caso.

La quinta persona permanece arrestada y está previsto que sea puesta a disposición de la juez Alaya directamente por los agentes. La magistrada, una vez escuche su declaración, decidirá sobre su futuro. Mientras tanto, prosigue el trabajo de los guardias civiles en Córdoba, donde han seguido analizando documentación y registrando domicilios. No obstante, el epicentro del caso está en Sevilla, en el municipio de Salteras donde Fitonovo tiene su sede y sus oficinas.

Ayer, la Guardia Civil arrestó a un total de 32 personas en Andalucía, Madrid, Extremadura, Aragón y hasta las islas Canarias. A todos ellos llegó la UCO después de descifrar un documento intervenido en Fitonovo el año pasado en el que los directivos de esta compañía reflejaban de manera exhaustiva la entrega de dádivas o dinero a funcionarios públicos y empleados de empresas de la Administración, cuyas identidades aparecían ocultas tras iniciales. Durante meses, los agentes han trabajado hasta desentrañar la maraña de letras e identificar a los que presuntamente recibían sobornos.

La operación Enredadera es la continuación de la investigación de la juez Alaya sobre las relaciones societarias entre empresas que en su día optaron al concurso público para la adquisición de un derecho de opción de compra de terrenos de Mercasevilla, donde quedó evidenciado un importante incremento patrimonial no justificado del que fuera hasta el 2007 director del Área de Vía Pública de la Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, el socialista Domingo Enrique Castaño. Del informe realizado sobre esta persona se dedujo que había recibido de la sociedad Fitonovo, contratista habitual de numerosas administraciones públicas, múltiples dádivas que iban desde dinero a vehículos.

La juez Mercedes Alaya ordenó en la noche de este martes el ingreso en prisión eludible con el pago de una fianza de 180.000 euros del director comercial de Fitonovo, Juan Andrés Bruguera, quien seguidamente ha sido conducido a la cárcel por la Guardia Civil al no poder hacer frente a la fianza impuesta. Además, hoy ha dejado en libertad con cargos a otras cinco personas, la mayoría comerciales de Fitonovo en distintas provincias, que se han acogido a su derecho de no declarar.

Etiquetas
stats