'Kiciclo', el triciclo que permite jugar y medicarse a los niños enfermos de cáncer del Reina Sofía

El Hospital Reina Sofía cuenta ya con su primer 'Kiciclo'.

Los menores oncológicos del Hospital Reina Sofía ya tienen otro modo de diversión durante los largos -e interminables- ingresos para luchar contra la enfermedad: el Kiciclo, un triciclo portasuero que permite que, mientras los niños se divierten pedaleando por el hospital, reciban el tratamiento intravenoso de quimioterapia. La donación de este Kiciclo se ha podido llevar a cabo gracias a la solidaridad de la asociación cordobesa Almazaras de la Subbética, que ha destinado 1.089 euros para su construcción en la modalidad de correpasillos. Gracias a esta labor altruista, los duros tratamientos de quimioterapia no lo serán tanto ya que los pequeños, sin darse cuenta, seguirán recibiendo su quimioterapia mientras juegan y ríen.

Los Kiciclos son una iniciativa pionera en España puesta en marcha por la empresa madrileña Ciclos Otero y la Fundación Juegaterapia, una asociación destinada exclusivamente a que los menores pasen el proceso de quimioterapia de la mejor manera posible. Para ello, la fundación pone todos sus esfuerzos en la donación de consolas, la construcción de jardines y cines adaptados a los menores y la fabricación de estos Kiciclos, que tienen la modalidad de correpasillos o triciclos para mayores de cuatro años.

La forma de estos vehículos es parecida a la de un triciclo convencional pero con una barra vertical sujeta a la parte posterior del mismo con cuatro ganchos al final donde se cuelgan los recipientes de la medicación. Toda la estructura está calibrada para que funcione con normalidad. De esta forma, los pequeños que salgan a pasear subidos a un gotero ya no tendrán que ser empujados por sus familiares sino que, con la ayuda de los enfermeros, pueden pasear en sus triciclos sentados, pedaleando o empujándose ellos mismos.

Además de permitir un mejor tratamiento de la quimioterapia, Lourdes Amayas -de Juegaterapia- explica que este triciclo portasuero permite a los menores "hacer un poco de ejercicio ya que, ante largos períodos en el hospital, es muy bueno mover las piernas aunque sea un poquito". Todo ello, gracias a su sistema de pedaleo. De esta forma, los menores mueven de forma moderada y controlada sus piernas, lo que les ayuda a mantener su tono muscular en cierta forma y favorecen su recuperación.

A pesar de los beneficios que estos triciclos aportan a los menores, en España sólo pueden hacerse a través de donaciones voluntarias de personas individuales o empresas. Así es como se han financiado los 24 Kiciclos que Juegaterapia ha contabilizado hasta la fecha tras su puesta en marcha hace poco más de un año y medio. A esta iniciativa se suman otros proyectos como los Baby Pelones -muñecos y muñecas sin pelo, inspirados en los niños enfermos de cáncer-, El Jardín de mi Hospi, Estaciones Lunares, En el Hospi estoy de cine, Happy Hospital y HospiGames.

Etiquetas
stats