La Junta urge a AENA a “que diga qué va a hacer” con el aeropuerto

.
La Mesa Provincial del Aeropuerto ha mantenido hoy su segundo encuentro con las mismas ausencias que en el primero: todas las administraciones gobernadas por el PP

“AENA es la responsable. Que nos diga qué va a hacer y nosotros haremos campañas en los mercados turísticos para que las compañías que traigan aviones a Córdoba consigan la rentabilidad de línea”. El director gerente de la empresa pública Turismo Andaluz, Francisco Artacho, ha presidido esta mañana la segunda reunión de la Mesa Provincial del Aeropuerto con un objetivo: tener listo para el mes de abril un borrador con todas las propuestas para la puesta en marcha, de una vez por todas, del aeropuerto de Córdoba.

La Mesa Provincial se ha vuelto a reunir en la novena planta del edificio autonómico de Santo Tomás de Aquino con las mismas ausencias que en la primera cita: todas las administraciones gobernadas por el PP. La delegada de Fomento y Vivienda, Marisantos Córdoba, explicó que como no asistieron a la primera cita, pues no se esperaba su presencia para la segunda.

En la reunión, los presentes (empresarios, comerciantes, Junta de Andalucía y representantes políticos y portavoces en el Ayuntamiento) volvieron a trazar sus propuestas para explotar comercialmente el aeropuerto cordobés. Sin embargo, se dejó claro que la competencia para su puesta en marcha es exclusiva de AENA. A la pregunta de si ahora mismo el aeródromo cordobés puede acoger vuelos comerciales, el representante de la Junta de Andalucía respondió que AENA les había dicho que sí.

Actualmente, en el aeropuerto no opera ninguna línea comercial desde hace décadas, a pesar de una gran inversión pública en los últimos años. Córdoba dispone de una pista de aterrizaje diseñada meses antes del estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis económica preparada para que aterricen aviones de medio alcance (un radio de hasta 3.700 kilómetros) como los Airbus 320. Sin embargo, y después de una inversión pública de 75 millones de euros no hay ni rastro ni de grandes aviones, ni de compañías aéreas, ni mucho menos de pasajeros.

El aeropuerto de Córdoba se parece hoy bastante al de Castellón, pero con una salvedad. En sus pistas sí aterrizan aeronaves: las avionetas del Infoca, las de trasplantes del hospital Reina Sofía, algunos vuelos agrícolas y pocos viajes en jets privados. Sin embargo, son los mismos aviones que aterrizaban en el aeropuerto califal antes de su costosísima reforma.

Desde 2008, Córdoba busca compañías aéreas para un aeropuerto que actualmente está más que infrautilizado. Pero no las encuentra. Iberia, a través de Air Nostrum, se lo estuvo pensando durante unos años, pero el avance de la crisis económica hizo retroceder sus planes. Otras low cost como Ryanair admiten que Córdoba no está en sus planes y que prefieren explotar los aeropuertos en los que ya operan. Muchos touroperadores admiten que la ciudad está muy bien comunicada por líneas AVE y que los turistas prefieren volar a Sevilla, Málaga o Granada.

Sin embargo, hubo una experiencia con una compañía netamente cordobesa que no acabó bien. Su nombre era Flysur y su aventura surcando los cielos cordobeses con rutas tan extrañas como Córdoba-Bilbao o Córdoba-Vigo apenas si duró 40 días. La compañía, después de ser anunciada y presentada a bombo y platillo, quebró, suspendió pagos y abandonó el aeropuerto de Córdoba.

Etiquetas
stats