La Junta propone estaciones de coches de alquiler con conductor para ordenar al taxi y las VTC

Marcha de los taxistas contra las licencias VTC | MADERO CUBERO

La Dirección General de Movilidad de la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha entregado al sector del Taxi y VTC un borrador de propuestas para la ordenación y modernización del sector del transporte discrecional en vehículos turismo. Se trata de un documento de casi 500 páginas que la Consejería pretende que sea un punto de partida para la negociación entre los afectados. El objetivo es alcanzar soluciones que permitan la deseada convivencia pacífica y ordenada del sector, en aras del interés general de los usuarios. Entre las medidas está crear Estaciones de VTC en el perímetro de los núcleos urbanos.

El documento de la Junta propone la precontratación a precio cerrado: la posibilidad de que el taxi ofrezca un precio cerrado al usuario en los servicios precontratados. Asimismo, respecto al precio por plaza, propone al sector del taxi la posibilidad de realizar servicios cobrando por plaza. En cuanto a las labores de inspección, para propiciar el cumplimiento de la legislación española, se propone la intensificación de las labores de inspección con el incremento en un 50%, así como con el plan de choque de nuevos inspectores, que supondrá el incremento de la plantilla en un 50%.

De otro lado, al objeto de propiciar el cumplimiento de la legislación y facilitar el control y la inspección de los servicios, se propone la creación de una web de control andaluza que se nutra de la web estatal y permita complementar aquellos campos de los que ésta carezca. Además, se elaborará una instrucción para la correcta implementación de ambas webs de control.

También propone la firma de convenios de colaboración de la Junta de Andalucía con los ayuntamientos que lo requieran para la formación en las labores de inspección y control de los servicios. Asimismo, se propone la creación de comisiones provinciales del taxi para el fomento y creación de áreas de prestación conjunta.

El borrador recoge también la implantación de programas de transporte a la demanda en medio rural en todas las provincias andaluzas, además de exigir al Estado que equipare la capacitación de los conductores VTC a la de los taxistas. Igualmente se propone la incorporación a la flota de las VTC al menos un 20% de vehículos ECO en empresas con más de cinco autorizaciones. Asimismo, la adaptación de al menos un 5% de la flota a personas de movilidad reducida para aquellas empresas con más de 15 vehículos VTC.

Estaciones de VTC

Como medida de carácter transitorio, siendo de aplicación durante los cuatro años establecidos en el RDL 13/2018, se propone la creación de Estaciones VTC ubicadas en el perímetro de los núcleos urbanos desde donde se atenderán los servicios, debiendo las VTC volver a las mismas salvo que tengan otro servicio precontratado. Es una medida que se encuentra alineada con la ordenación estatal que ha propiciado el gobierno alemán, francés e italiano, señala la Junta.

La localización de las estaciones se determinará mediante la aplicación de criterios técnicos que permitan mantener el servicio que actualmente ofrecen las VTC. Esta medida tiene como objetivo fundamental mantener la operatividad y efectividad del servicio VTC y, a su vez, ordenar la actividad propiciando el cumplimiento del artículo 182.1 del Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre (ROTT) en el que se establece la necesidad de precontratación del servicio y se limita la posibilidad de la circulación por la ciudad en busca de clientes.

La Junta señala que la propuesta de la Dirección General de Movilidad permite la utilización de las bases propias de las VTC siempre que se encuentren fuera del ámbito marcado y, para el control efectivo de la actividad, se propone la creación de una web de control andaluza que se nutra de la web estatal y permita complementar aquellos campos de los que ésta carezca.

El borrador de propuestas entregado al sector incluye estudios que concluyen que con todas las Estaciones de VTC que se plantean se cubriría al menos el 80% de las zonas urbanas en el mismo o menor tiempo que la media actual, alrededor de ocho minutos.

Con esta medida se pretende evitar el criterio subjetivo de un intervalo de tiempo como medida de precontratación que, además de ser difícilmente controlable, es un criterio cuestionable por los Tribunales, así como por las Agencias de la Competencia. Además, según la Dirección general de Movilidad, en el diagnóstico de la situación internacional llevado a cabo no se ha localizado dicho criterio de precontratación en ningún país del mundo.

Así, la propuesta de Movilidad se fundamenta en hacer cumplir la legislación existente en materia de precontratación y captación de viajeros en viario público, propiciando la ordenación de la actividad. Según recuerda la Junta, desde 2009, con la entrada en vigor de la ley 25/2009 de 22 de diciembre (la denominada Ley Omnibus) que propició la liberalización del sector de transporte por carretera en vehículo turismo, hasta la actualidad, con el reciente decreto ley 13/2018 de 28 de septiembre (el llamado Decreto Ábalos), se ha producido un desequilibrio en el sector del transporte de viajeros en vehículos turismo debido al incumplimiento de la ratio 1/30 (relación VTC/Taxi), estando actualmente en Andalucía en una ratio 1/5 y con posibilidad de incremento debido a las autorizaciones judicializadas. En la actualidad hay 9.403 licencias de taxi y 1.988 de VTC en Andalucía.

La Consejería de Fomento ha solicitado al Gobierno central, “sin éxito, que propicie la ordenación y regulación del sector para evitar la disparidad de soluciones que se están planteando en el territorio nacional y que pueden dar lugar a futuras indemnizaciones que deberán soportar las arcas públicas y por ende los ciudadanos de nuestro país”.

“Dado el reducido interés del Gobierno central en resolver el conflicto, esta Consejería pretende dar respuesta al problema y propiciar el encuentro de los afectados en una solución equilibrada y consensuada”, asegura. En esa línea, la Consejería se ha reunido con los principales agentes afectados: taxis, VTC tradicionales, VTC de aplicaciones móviles, consumidores y usuarios, Agencia de la Defensa de la Competencia Andaluza y Federación Andaluza de Municipios y Provincias. Y, como se les trasladó a los representantes de los taxistas en la última reunión, en 45 días la dirección general de Movilidad ha elaborado un estudio pormenorizado de la situación desarrollando ocho bloques de trabajo.

Estos bloques de trabajo son el diagnóstico de la situación actual y de las soluciones existentes en el mundo, el diagnóstico de la situación en España, la normativa reguladora en España sobre el sector del Transporte discrecional de viajeros en vehículos turismo, un análisis socioeconómico, análisis de la oferta y la demanda, la posición de las autoridades de la Competencia y la posición de los usuarios y consumidores. Del citado estudio se desprende el borrador de propuestas para la ordenación y modernización del sector, que la Consejería pretende que sea un punto de partida para la negociación.

La Federación Andaluza del Taxi ve “inasumible” el borrador de la Junta

La Federación Andaluza de Autónomos del Taxi (FAAT) ha mostrado este miércoles su “absoluta decepción” ante el contenido del borrador de la Junta de Andalucía con propuestas para la ordenación y modernización del sector del transporte discrecional en vehículos turismo, que abarca tanto a los taxis como a los vehículos de transporte concertado (VTC), avisando de que dicho documento contiene aspectos “inasumibles”, “representa una liberalización sin precedentes del sector de los VTC y lanza un duro golpe al futuro” del taxi.

Dicho documento deriva de la reunión celebrada en febrero entre los representantes del sector del taxi y los nuevos responsables de la Consejería de Fomento, para analizar cómo desarrollar en Andalucía el Real Decreto Ley que faculta a las comunidades autónomas y los municipios para regular la actividad de los vehículos de transporte concertado que operan para las empresas de alquiler de coches con conductor como Uber o Cabify, toda vez que en el caso de Sevilla, por ejemplo, los taxistas de dicha ciudad y el Consistorio hispalense habían pedido a la Junta que ciñese la contratación de los servicios de VTC a una antelación mínima de entre treinta minutos y una hora, con la obligación de que estos vehículos regresen a sus bases tras cada porte, entre otros aspectos.

Y es que el sector local del taxi acusa a los conductores de VTC de invadir su ámbito de actuación e incurrir continuamente en situaciones de “intrusismo”, pues la regulación de los vehículos de transporte concertado, por ejemplo, prohíbe que estos conductores circulen a la búsqueda aleatoria de clientes, capten viajeros de manera espontánea o utilicen los carriles reservados a los autobuses públicos y taxis. Los conductores de VTC, por su parte, han denunciado no pocas situaciones de coacción o incluso daños a manos de taxistas.

En ese sentido, y conforme al decreto ley que faculta a las comunidades autónomas y los municipios para regular la actividad de los vehículos de transporte concertado, las propuestas de la Junta para modernizar el sector del taxi contemplan la posibilidad de que los taxistas ofrezcan un precio cerrado al usuario en los servicios precontratados o realizar servicios cobrando por plaza, entre otros aspectos.

En cuanto a los VTC, y mientras dicho decreto ley estipula un régimen transitorio de cuatro años para que las comunidades autónomas y los municipios adapten las normativas, periodo en el que los VTC podrán seguir operando como hasta ahora en el ámbito urbano, las propuestas de la Junta incluyen para dicho periodo la creación de estaciones de VTC ubicadas en el perímetro de los núcleos urbanos, para que tal servicio sea prestado desde estas ubicaciones.

La idea, según precisa la Junta respecto a sus propuestas, es que los VTC estén obligados a regresar a dichas estaciones cuando completen sus servicios “salvo que tengan otro servicio precontratado”, apostando por supervisar la actividad de los VTC mediante una página web de control andaluza que se nutra de la estatal y permita complementar aquellos campos de los que ésta carezca.

También respecto a los VTC, la Junta propone que al menos un 20 por ciento de las flotas de las empresas de dicho sector con más de cinco licencias corresponda a vehículos ECO y que las empresas con más de 15 vehículos cuenten con un 5% de su flota adaptada a personas de movilidad reducida, entre otras medidas.

“Legalización de las paradas clandestinas de VTC”

El presidente de la FAAT, Miguel Ruano, indica al respecto que las estaciones o bases de VTC se situarían “en torno a centros de generación de demanda de transporte como hospitales, ferrocarriles o aeropuertos”, algo “inasumible para el sector del taxi, ya que pretende una legalización de las paradas clandestinas de VTC, que desnaturalizan su actividad y la confunden con la del taxi”.

Esta medida, según Ruano, implica “invadir un segmento de mercado reservado hasta ahora al servicio de interés general del taxi y contraviene de forma grave tanto la jurisprudencia del Tribunal Supremo como la tradicional segmentación de ambos servicios”. “Este documento de la Junta constituye una acción sin precedentes en España, al poner en manos de las multinacionales el transporte en vehículos de turismo de hasta nueve plazas, y condena a muerte a un sector con 110 años de historia”, ha aseverado.

Por eso, la FAAT ha reclamado una “reunión urgente” con la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, para abordar “un marco regulatorio que no acabe con la singularidad del taxi y ponga orden a las irregularidades y condiciones de explotación de las VTC, que en la actualidad realizan su actividad en clara competencia desigual o desleal con el taxi”.

Etiquetas
stats