La Junta anuncia multas “cuantiosas” a las industrias que contaminen el aire

Nube de polvo en la fábrica de Asland.

La Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, está a punto de finalizar el primer borrador de la Estrategia Andaluza de Calidad del Aire, un documento que sentará las bases de la actuación de la Junta en esta materia para los próximos años. Con esta iniciativa se pretende realizar un diagnóstico exhaustivo de la calidad del aire en todo el territorio andaluz, determinando las posibles fuentes contaminantes que inciden en la misma. Además, prevé multas “cuantiosas” a las industrias que contaminen el aire de las ciudades, tal y como ha declarado el director general de Prevención y Calidad Ambiental del Gobierno andaluz, Fernando Martínez Vidal, a la edición andaluza del diario ABC.

Con esta estrategia se establecerá también un marco de colaboración para la elaboración de planes de mejora en situaciones en las que se incumpla la normativa vigente, además de fijar unos objetivos de reducción de los niveles de contaminantes y de trazar las líneas a seguir para intentar cumplir cuanto antes los límites legales y los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este documento partirá asimismo de un análisis de todas las zonas en las que se divide Andalucía. Una de estas zonas fijadas y limitadas es Córdoba. En la provincia existe otra: el Guadiato, principalmente por la central térmica de Puente Nuevo. Así, en función de la situación de cada área, se plantearán unos objetivos alcanzables, para lo cual se dispondrá de una serie de medidas particularizadas para aplicar a cada contaminante.

Los resultados provisionales de este texto aclaran que la mayoría de los contaminantes que inciden en la calidad del aire en Andalucía ofrecen valores inferiores a los límites legales vigentes en la normativa europea. No obstante, en algunas zonas concretas existen problemas debido especialmente a la emisión de sustancias procedentes del tráfico de vehículos y en algunos casos por emisiones industriales, dando lugar a puntuales superaciones de los límites legales. A ello hay que añadir otro tipo de contaminación, que supone un problema generalizado en todo el territorio, como los elevados niveles de ozono que se evalúan en época estival.

La actual normativa solo obliga a elaborar planes de acción a corto plazo o planes de mejora de la calidad del aire en situaciones de riesgo o superación de los límites legales de determinados contaminantes, respectivamente. Sin embargo, existen sustancias que aunque no superen los límites sus niveles ambientales pueden reducirse adoptando las medidas adecuadas, para lo cual se precisa de la colaboración de todas las administraciones, sobre todo de los ayuntamientos.

EL 91% DEL AIRE ANDALUZ, EN SITUACIÓN ADMISIBLE

Por otra parte, el 91% de los días analizados por las diferentes redes de monitoreo repartidas por la comunidad andaluza confirman la valoración de admisible frente a los 9% con calificación no admisible. Sin embargo, se trata de un empeoramiento sensible con respecto a los resultados de años anteriores debido, según el informe medioambiental, a niveles altos de partículas inferiores a diez micras y de ozono. “Con estos resultados, la evolución de los valores del índice a lo largo de los últimos años, donde se aprecia cómo el porcentaje de días con situación no admisible venía descendiendo de manera significativa, ha roto su tendencia, aunque sin llegar a los niveles registrados en los años con peores registros”, confirma el documento presentado recientemente.

“En Andalucía, los indicadores que marcan la salud de nuestro aire han empeorado en 2015. A una meteorología poco favorable, con ausencia de lluvias durante largos periodos, se ha sumado la reactivación de la actividad económica, lo que ha redundado en un aumento de las emisiones procedentes de la industria y, mayormente, las originadas por el tráfico. Se ensombrece, en parte, la evolución de buenos resultados que venían registrándose en años anteriores”, concluye el trabajo.

Etiquetas
stats