A juicio un cazador de Pozoblanco por disparar a la gata de sus vecinos

.
La Fiscalía pide un pena de seis meses de prisión mientras que la asociación El Refugio la eleva a un año de cárcel

El Juzgado de lo Penal número dos de Córdoba ha juzgado esta mañana a un cazador de Pozoblanco acusado de un delito de maltrato a los animales. El hombre se enfrenta a una petición de seis meses de cárcel por parte de la Fiscalía y a otra de un año de prisión, solicitada por la acusación particular que representa el colectivo El Refugio. Activistas de esta protectora de animales se han manifestado esta mañana a las puertas de la Audiencia Provincial de Córdoba.

Según ha informado este colectivo, sobre las 14.45 del 25 de abril de 2011, este cazador se encontraba en el exterior de su domicilio de la finca El Realejo, ubicado en el término municipal de Pozoblanco cuando supuestamente disparó con un arma de fuego y sin motivo alguno a Tula, una gata siamesa de sus vecinos que se encontraba “tranquilamente” en el patio de la casa de estos. Según El Refugio, como consecuencia del disparo la gata sufrió lesiones en la mano izquierda por múltiples fracturas y laceraciones con compromiso vascular que derivaron en la amputación de la pata.

La protectora asegura que el cazador fue denunciado tanto por los dueños de la gata como por El Refugio. “Al poco tiempo de cursar la denuncia la gata desapareció misteriosamente de su casa y su familia no ha vuelto a verla”, señalan.

Según esta asociación, la Guardia Civil localizó en casa del cazador un arsenal compuesto por un total de 14 armas de fuego, que fueron incautadas. El Refugio asegura, también, que el proceso judicial es pionero y que nunca antes se ha conseguido sentar a nadie en el banquillo por un asunto igual.

Etiquetas
stats