El Imibic le pierde el miedo a la crisis

Un investigador del Imibic. | MADERO CUBERO
El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba duplicó su presupuesto en 2013 al captar más 9,5 millones de euros y ultima su mudanza al nuevo centro

El Imibic nació en 2008, cuando comenzó la crisis económica más grave desde el final de la guerra civil. Desde entonces, el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba no ha dejado de crecer, manteniendo una velocidad de crucero que le ha hecho ser cada año un 10% más grande que el anterior. Y lo ha logrado a pesar de que los fondos de los principales inversores públicos (Junta de Andalucía y Universidad de Córdoba, principalmente) no ha dejado de caer. La fórmula magistral usada por los gestores del centro científico ha sido lograr captar fondos en programas y convenios externos, algunos de ellos en competencia directa con equipos investigadores. De esta forma, en 2013, según indica la memoria de ese año presentada este martes, el Imibic logró captar alrededor de 9,5 millones de euros de fondos competitivos (un 30%) y no competitivos, financiados por la industria farmacéutica, proyectos de compra pública adjudicados por el Ministerio de Economía y Competitividad y contratos y convenios con empresas privadas.

El director científico del Imibic, Francisco Pérez Jiménez afirma que en la nueva etapa que se inicia ahora el Imibic “le ha perdido el miedo a la crisis”. Pérez Jiménez destaca cuatro hitos dentro de los años de investigación del centro. Entre ellos destaca el software Ucimnova, una aplicación multidisciplinar de gestión del trabajo diario en los servicios médicos hospitalarios, creada por especialistas en Medicina Intensiva del Hospital Universitario Reina Sofía. Del mismo modo, el grupo de Nuevas terapias en cáncer del IMIBIC fue responsable de otra patente relevante que protege el uso  de una variante genética como predictora de respuesta al tratamiento con antiangiogénicos en pacientes con cáncer de mama y colon. Esta patente permitirá desarrollar una herramienta diagnóstica que supondrá un paso adelante en la oncología personalizada. Además, Pérez Jiménez destacó el trabajo de investigación sobre la relación entre el control del peso y el consumo de nueces, además de una investigación sobre unos receptores que se encuentran en la hipófisis del cerebro y que podrían influir en una patología conocida como síndrome de Cushing.

Del desarrollo de patentes y el trabajo de investigaciones como estas, el Imibic ha logrado captar fondos en el mercado privado y en la competición pública. Ello ha permitido que sólo el 1% de los recursos económicos del Imibic en 2013 procediese de la ayuda pública aportada por la Universidad de Córdoba, la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía. De este modo, se extrae que la actividad del Instituto lograse un máximo retorno de los fondos invertidos por estas. En concreto, por cada euro invertido por los patronos –Universidad de Córdoba y consejerías- el Instituto consiguió 100 euros para su funcionamiento.

Todo esto ocurre cuando ya se ha terminado la construcción del nuevo edificio que acogerá las instalaciones del centro de investigación. Ahora mismo se está terminando de dotar al edificio y la Junta calcula que para el último trimestre de este año pueda empezar a utilizarse. A la rueda de prensa acudieron, además del director científico del IMIBIC, Francisco Pérez Jiménez, el rector de la Universidad de Córdoba, José Carlos Gómez Villamandos, la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Isabel Baena; el delegado territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta, José Ignacio Expósito; y la directora gerente del Hospital Universitario Reina Sofía, Marina Álvarez Benito.

Etiquetas
stats