Los hosteleros denuncian “una persecución inaceptable” de la Junta a más de 250.000 trabajadores

Clientas sentadas en un bar | MADERO CUBERO

La Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía (Horeca) ha denunciado este domingo "una persecución inaceptable de la Junta de Andalucía a los más de 250.000 trabajadores de un sector injustamente vapuleado".

En un comunicado, los hosteleros critican los nuevos recortes horarios impuestos y, sobre todo, "la falta de ayudas económicas concretas", que "suponen una condena de esta actividad que ha levantado una ola de indignación en todas las provincias andaluzas".

"Este enésimo golpe del Gobierno andaluz a uno de los sectores económicos básicos de la comunidad es incomprensible. La hostelería, que aporta casi el 10% del PIB regional, afronta un futuro imposible con los cierres a las 18.00 horas (y cierres totales en Granada). Horeca denuncia que se está dejando morir a la hostelería en una actitud negligente, con un cierre encubierto, cuando los datos del Gobierno de España marcan que menos del 3,3% de los contagios registrados (de trabajadores y de clientes) son achacables a la hostelería", aseguran en la nota.

En relación al anuncio del presidente de la Junta de estudiar un plan de apoyo económico la semana próxima, la Federación Horeca asegura que no ha recibido ningún contacto oficial para trabajar en las medidas de rescate necesarias. La patronal se siente engañada por la Junta de Andalucía y quiere transmitir "la enorme indignación creciente entre los empleados y empresarios del sector, en lo que se considera una tomadura de pelo constante mientras aumenta la afectación económica general".

"La hostelería aplica a rajatabla desde el primer momento unas medidas que se han demostrado eficaces (aforos, distanciamientos, higiene), y que permiten un control exhaustivo tanto propio como de las autoridades. Sin embargo, la Junta opta por su erradicación con decisiones sin ninguna base científica", afirman desde Horeca.

La federación no concibe que se adelante el cierre de la hostelería sin un confinamiento domiciliario, o que no venga este cierre acompañado de un toque de queda por la tarde, ya que, sin esta restricción, "continuarán las reuniones privadas, foco real de los contagios". Entienden por tanto que "culpar a la hostelería es desplegar una cortina de humo para ocultar la incapacidad de controlar las actividades y los lugares en los que sí se registran una gran mayoría de las infecciones", además de "una irresponsabilidad porque abre la puerta a que proliferen las reuniones privadas".

De modo que la Federación Horeca ha convocado para el próximo jueves 12 de noviembre movilizaciones de protesta por toda la comunidad autónoma. El objetivo es denunciar el "inaceptable abandono del sector". Concretamente, han criticado la labor del vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Juan Marín, quien "ha evidenciado desde el inicio de esta crisis sanitaria y económica un profundo desconocimiento del sector y una falta de empatía inaceptable con empresarios y trabajadores".

Etiquetas
Publicado el
8 de noviembre de 2020 - 21:18 h
stats