Herido tras sorprender a los ladrones en su taller de joyería

Efectivos sanitarios y Policía Nacional en el lugar de los hechos | A.G.
Los hechos han ocurrido esta mañana en Santa Marina | El propietario pudo evitar el robo pidiendo ayuda a gritos y forcejeando con uno de los asaltantes, que le hirió en la cabeza | Los testigos apuntan a tres presuntos ladrones

El propietario de un taller de joyería ha resultado herido esta mañana en la cabeza tras forcejear con unos desconocidos a los que ha sorprendido intentando entrar en su taller de la Plaza de Santa Marina. Tras la pelea, los presuntos ladrones han salido huyendo. Fuentes de la Policía Nacional han señalado que, por el momento, las gestiones para encontrarles han sido infructuosas.

Los hechos han ocurrido hacia las 9:30, aprovechando que el propietario no se encontraba en su negocio, un taller de joyería, ubicado en la plaza de Santa Marina. En ese momento, el dueño ha regresado a su local y se ha encontrado a un presunto ladrón intentando forzar la puerta de entrada con una ganzúa, según han señalado las fuentes consultadas por este medio. Las mismas han añadido que en el intento de asalto podrían haber estado implicadas al menos otras dos personas que realizaban labores de vigilancia.

Las mismas fuentes han precisado que cuando el responsable del taller ha regresado a su negocio ha sorprendido al individuo tratando de forzar la puerta e, inmediatamente, ha pedido ayuda a gritos. Justo entonces, se ha iniciado un forcejeo en el que ha resultado herido leve con una brecha en la cabeza. El presunto ladrón y sus cómplices han logrado huir del lugar a toda prisa sin consumar el asalto. Hasta el lugar de los hechos se han desplazado personal sanitario -que ha atendido al joyero de una brecha que sangraba abundantemente- y agentes del Cuerpo Nacional de Policía que le han tomado declaración, así como a testigos y vecinos del entorno.

Las fuentes consultadas señalan a tres presuntos ladrones que, desde primera hora de la mañana de hoy, estarían esperando la oportunidad para tratar de acceder al taller. Al parecer, los asaltantes trataban de disimular sus rostros con gorras. Una de ellas (la del que fue sorprendido por el joyero) permanecía en el lugar tras el forcejeo. Los tres presuntos ladrones habrían sido vistos, en actitud sospechosa, por varios vecinos del entorno.

Etiquetas
stats