La Fuente del Elefante, convertida en una 'porquera' de cerdos

Estado en el que estaba la Fuente del Elefante | MANUEL PIJUÁN

El emplazamiento original de la Fuente del Elefante, en las inmediaciones de los Baños de Popea, se ha convertido en una porquera improvisada para cerdos, según ha podido constatar el fotógrafo Manuel Pijuán. “Da la impresión de tratarse de cerdos escapados de alguna explotación colindante”, señala Pijuán en declaraciones a este periódico.

El emplazamiento original de la Fuente del Elefante (la obra original está en el Obispado de Córdoba y existen dos réplicas, ambas en Santa María de Trassierra), es un lugar protegido medioambientalmente. La fuente formaba parte del Aqua Vetus, un acueducto romano, que posteriormente suministraba agua a Medina Azahara. Desde el siglo X, el lugar es un paraje de esparcimiento que ahora ofrece una imagen muy diferente a la habitual.

Hace un año, según fotografías del propio Manuel Pijuán, la Fuente del Elefante era un humedal que gozaba de una gran salud. En otoño del año pasado, “la charca estaba cubierta de vegetación que daba cobijo a la fauna que la habitaba. Hoy es todo un barrizal”, lamenta. Los cerdos han tomado la charca, la han convertido en barro y se ha perdido gran parte de la vegetación que había en su momento.

La Fuente del Elefante original, una obra andalusí comparable a la de Los Leones de la Alhambra, fue trasladada en 1988 hasta el Obispado de Córdoba, ya que la finca en la que se encontró es propiedad de la Iglesia. En 2013 se instaló en su emplazamiento original una réplica, que es la que ahora se observa en las imágenes.

Etiquetas
stats