Fallece Miguel Amate, autor imprescindible del Carnaval de Córdoba

Miguel Amate, en primer plano | TONI BLANCO

El Carnaval de Córdoba está de luto. Quizá también en parte el de Cádiz, el mismo en el que durante años luciera su escritura. A veces sutil, otras más directo pero siempre valiente. Sobre todo, con una notable agilidad para narrar historias que después fueran cantadas. Su nombre es sin duda uno de los más relevantes de la fiesta de febrero en la ciudad y también con repercusión regional. Es Miguel Amate, autor imprescindible al que toda despedir. Porque el Niño de la Piedra Escrita ha fallecido después de años de lucha contra el cáncer, una enfermedad a la que plantara cara no sólo en el plano personal sino públicamente como pregonero. Familia, amigos y amantes de las coplas por Don Carnal dicen adiós a una gran figura. Al menos deja un legado inabarcable.

El deceso de Miguel Amate se produce curiosamente sólo un año y dos días después de que falleciera otro histórico de la fiesta de febrero: Paco Luque. La causa en ambos casos es el cáncer, al que los dos enfrentaron sin temores. Ninguno escondió además sus procesos. Mucho menos lo hizo si cabe Amate, que el pasado año llevó a cabo una magnífica iniciativa a favor de la lucha contra el cáncer infantil con motivo del Pregón de Carnaval. Para la posteridad queda aquel anuncio de la celebración por su intensidad, el mensaje y también por ese gesto solidario. Fue en ese momento cuando probablemente recibió el más justo y merecido reconocimiento por parte de los carnavaleros cordobeses.

Miguel Amate Escudero (Córdoba, 1962) fue uno de los pioneros del Concurso de Agrupaciones Carnavalescas, si bien sus primeros pasos no los dio directamente con su comparsa. Los inicios los tuvo de la mano de otro insigne, Pepe Martínez -también pregonero del Carnaval, en su caso en 2016-: intervino en la comparsa ‘Los dandis del Carnaval’. Todavía no existía entonces la batalla de coplas en la ciudad, que arrancó en 1983. Y fue precisamente tres años después cuando Amate comenzó a caminar por su cuenta. En 1986 presentó su primera propuesta propia. Fue ‘Fantasía cordobesa’, con la que arrancó una larga y exitosa trayectoria como autor y director, si bien sobre todo brilló en el primer plano.

Su comparsa se convirtió con el tiempo no sólo en una referencia en Córdoba sino a nivel regional. Tras dar el salto a Cádiz, en el Gran Teatro Falla ofreció creaciones memorables y aún recordadas en la Tacita de plata como, entre otras muchas, ‘Los argentinos’ o ‘Los tontos de la tinta’. Con alguna de las formaciones alcanzó incluso las semifinales del certamen de coplas en el Templo de los ladrillos coloraos. En 2011 se despidió con ‘Los molto contenti’, aunque en  realidad nunca se fue: se mantuvo a la sombra como autor de letras y músicas de otros conjuntos.

Tras unos años de silencio oficial, que no oficioso, en 2016 decidió retornar con toda su fuerza creativa. Lo hizo con un grupo expresamente hecho para el Concurso de Agrupaciones Carnavalescas de la ciudad tras la escisión del que creara en la década de los ochenta -renovado con los años, lógicamente-. Llegó al Gran Teatro con ‘Piedra Escrita’, una especie de autobiografía carnavalera del autor -nacido y residente en ese rincón de  Córdoba-, y se llevó el primer premio. En 2017, tras un segundo con ‘La comparsa del loco’, optó por no participar de la batalla de las coplas. Ya en 2019, la Asociación Carnavalesca Cordobesa decidió otorgarle el mayor de los honores: fue el pregonero de la fiesta con un montaje inolvidable. Fue su última aparición pública.

Su funeral será mañana sábado a las 17:00 en la iglesia de Santa Marina.

https://cordopolis.es/2016/02/14/miguel-amate-cordoba-no-quiere-carnaval/

Etiquetas
stats