El exjefe del Servicio de Formación solo reconoce irregularidades en Faasa

Manuel Gavilán Jiménez, Jefe de Servicio de la Dirección General de Formación de Córdoba, junto al presidente de la comisión.
El jefe de servicio de la Dirección General Formación de Córdoba entre 2002 y 2012 declara en la comisión de investigación del Parlamento andaluz y asegura que el informe del interventor provincial “es un ejemplo de mala praxis”

Manuel Gavilán, el que fuese jefe de servicio de la Dirección General Formación de Córdoba entre 2002 y 2012, ha declarado este martes en la comisión de investigación del Parlamento andaluz sobre los cursos de formación. En su comparecencia solo ha reconocido un error. El que se detectó en las ayudas al curso de la empresa aeronáutica Faasa, por el que se ha abierto expediente de reintegro.

Gavilán ha culpado a la Intervención provincial de no realizar bien su trabajo. En concreto, ha asegurado que el informe del interventor provincial “es un ejemplo de mala praxis”. Antonio Escudero Miralles, el interventor que redactó el documento criticado, compareció en el mismo salón la semana pasada. En su exposición, adjuntó un informe sobre su investigación a las ayudas concedidas entre 2008 y 2012. En el informe, el interventor en Córdoba llega a afirmar que “en el 56% de los expedientes analizados no figuraba ningún tipo de justificación de los gastos en ningún formato”. Es decir, que en 39 de las subvenciones investigadas no consta documentación justificativa.

Escudero también se detuvo en Faasa hace una semana. El funcionario reconoció que en 2009, al examinar los expedientes de concesión de cursos de formación a esta empresa (en total, en torno al millón de euros), “nos surgieron dudas” y que preguntó al “órgano gestor”, el SAE.

Según describió el interventor, Faasa no estaba registrada en un fichero al que el interventor no podía acceder. “Nosotros no somos usuarios de esa herramienta. Entonces, cuando me surgieron dudas sobre la validez de estos expedientes pensé negativamente. Luego pensé que el responsable del mantenimiento del fichero es precisamente el SAE. Si le digo al SAE que el curso no está en su fichero, es como decirle a la Consejería de Hacienda que un modelo de ordenador que usa no está en su inventario”, trató de explicar.

Por último, Manuel Gavilán ha afirmado que el informe del interventor carece de fundamento y que es contradictorio en sus tesis. Por contra, defiende que durante los años que ocupó el cargo, todos los cursos se realizaron siguiendo escrupulosamente las normativas y procedimientos vigentes. Y que esta pulcritud se dio incluso en los años con más cursos de formación, como en 2010, cuando se impartieron 1.125. Ese año ha contado, se realizaron 2.700 visitas a los cursos.

Etiquetas
stats