El 'escaso' sanchismo cordobés sienta a una vicepresidenta y a un ministro en La Moncloa

Carmen Calvo, junto a Luis Planas, en la presentación del primero a las primarias de 2013 | MADERO CUBERO

En julio de 2013 no había manera de encender el aire acondicionado en una sede del PSOE repleta de gente. En un pequeño local de Ciudad Jardín, Luis Planas reunía a un centenar de simpatizantes en el pistoletazo de salida a su candidatura a liderar el PSOE de Andalucía, primero, e intentar convertirse en presidente de la Junta, después. Junto a él, en esa tarde de bochorno, donde hubo algún que otro golpe de calor, estaba Carmen Calvo. 14 días después, Luis Planas Puchades retiraba su candidatura. No había logrado los avales suficientes para enfrentarse a Susana Díaz, que sucedió a un dimitido José Antonio Griñán al frente de la Junta y el partido.

En el año 2013 todavía no había sanchistas en Córdoba. Pedro Sánchez era un desconocido diputado del PSOE que al año siguiente se convertiría en secretario general de los socialistas españoles. Pero en ese verano de 2013 se forjó un grupo que ha permanecido más o menos estable desde entonces en un ambiente hostil. Cuando Pedro Sánchez dimitió y decidió enfrentarse en primarias a Susana Díaz (y a Patxi López), ese pequeño grupo que durante dos semanas de un tórrido verano del 2013 se enfrentó al aparato del socialismo andaluz se volvió a activar. Sin mucho éxito, por otra parte.

En las primarias del año pasado, Córdoba fue la segunda provincia de España (tras Sevilla) donde más votos y apoyos tuvo Susana Díaz entre la militancia socialista. En el congreso provincial del verano pasado, la sanchista Teba Roldán ni siquiera logró el mínimo necesario para poder presentarse a otras primarias contra el candidato susanista, Antonio Ruiz. Ahora, ese pequeño núcleo que tuvo que reunirse en una pequeña sede de Ciudad Jardín sin aire acondicionado acaba de sentar a una vicepresidenta y a un ministro en La Moncloa.

Carmen Calvo se convertirá este jueves, tras la publicación de su nombramiento en el Boletín Oficial del Estado y su promesa o juramento del cargo, en la cordobesa con más poder en España desde que su casi paisano Niceto Alcalá Zamora fue elegido presidente y jefe de Estado de la II República, en abril de 1931. Carmen Calvo es, oficialmente, la número dos del Gobierno de Pedro Sánchez, vicepresidenta con competencias, además, de Igualdad y de relaciones con las Cortes.

Ministra de Cultura con Zapatero, Carmen Calvo siempre fue una activa militante del PSOE cordobés. En la avenida del Aeropuerto tuvo voz propia. Tanto, que no dudó en apostar por candidatos que iban contra el aparato. No dudó en sumar su voz a la de Luis Planas cuando éste decidió dar el salto a la primera línea andaluza. Y tampoco lo hizo cuando Pedro Sánchez se quedó solo.

Carmen Calvo siempre ha sido muy crítica con una de las últimas decisiones del PSOE cordobés: incorporar en 2009 como consejera a Rosa Aguilar, entonces alcaldesa de Córdoba. Calvo, como consejera de Cultura, mantuvo históricos enfrentamientos con Rosa Aguilar como alcaldesa. Y desde la avenida del Aeropuerto criticó abiertamente la decisión de su partido, de la que culpó directamente al entonces secretario provincial y hoy presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán.

Luis Planas también ha tenido una gran vida orgánica dentro del PSOE cordobés. Aunque no tanta como Carmen Calvo. Tras retirar su candidatura a las primarias de 2013, dio un paso atrás en su vida política. Como Carmen Calvo, no dudó en retirarse de la primera línea. Carmen Calvo, a la Universidad de Córdoba. Luis Planas, como secretario del Consejo Económico y Social de la Unión Europea.

Hasta este mismo miércoles, Luis Planas vivía a caballo entre Bruselas y Córdoba, donde tiene a su familia. Carmen Calvo, que también tiene casa en la ciudad, lo hacía también entre Madrid y la capital cordobesa. Los dos, veteranos, curtidos en mil batallas y que se conocen desde que formaron parte del gabinete de Manuel Chaves en Sevilla a finales de los noventa, se reencontrarán en el Palacio de la Moncloa, donde la provincia de Córdoba sentará a dos de los tres ministros andaluces de Pedro Sánchez.

Etiquetas
stats