Los embalses acaban el verano en su nivel más bajo desde hace ocho años

Estado del embalse de Iznájar, desde la playa de Valdearenas.

Los embalses de la provincia de Córdoba acabarán el verano en su nivel más bajo desde el año 2009. Ante la previsible llegada de las lluvias, los pantanos de la provincia están al 32,3%, la cifra más baja de la última década, según la información de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. De hecho, están 17 puntos más vacíos que hace un año, según el informe. El caluroso verano y una generosa campaña de regadío ha vaciado los embalses de la provincia.

A fecha de 28 de agosto del 2016, los embalses en la provincia de Córdoba estaban al 49,55% de su capacidad, según los datos que día a día actualiza la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. El año 2015 por estas fechas, los embalses estaban por encima del 64%. No obstante, la media de los últimos diez años sitúa la media en el 55%. En agosto del año 2009, los embalses cordobeses mostraban una situación preocupante, al estar al 36% de su capacidad. Ahora la cifra es inferior: el 32,3% antes de la llegada de las ansiadas lluvias.

En la provincia hay tres embalses con un nivel inferior al 25% de su capacidad: La Breña II (que ha sido literalmente vaciada para garantizar el riego a los cítricos del Guadalquivir), Yeguas y Vadomojón. Iznájar, el pantano más grande de Andalucía, está al 29%. El Arenoso también guarda menos de un 30% del agua de la que es capaz.

Los pantanos que sí tienen unos niveles aceptables son, precisamente, los que garantizan el consumo humano (salvo Iznájar, del que bebe la mitad Sur de la provincia). Así, el Guadalmellato, que suministra a Córdoba capital, está por encima del 50%, al igual que Martín Gonzalo en Montoro y el Guadanuño. Puente Nuevo supera también el 40% y los embalses de Hornachuelos, como el Bembézar, rondan el 48% de su capacidad.

Etiquetas
stats