Emacsa comienza las obras de las conducciones para regar las zonas verdes con agua no potable

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, y la gerente de Emacsa, Claudia Zafra | RAFA MELLADO

La empresa municipal de aguas de Córdoba, Emacsa, comenzará en la última semana de este mes las obras de las conducciones para regar las zonas verdes y jardines de la ciudad con agua no potable. El proyecto está dividido en tres fases de las que ahora comienza la primera que está previsto que pueda entrar en funcionamiento en la primavera de 2019.

Así lo ha anunciado la alcaldesa y presidenta de la empresa municipal, Isabel Ambrosio, quien ha avanzado que las obras tendráN un plazo de ejecución de nueve meses. Esta primera fase instalará conducciones para utilizar el agua no potable de la estación de Villa Azul y llevarla hasta bocas de riego en los jardines de Escultor Fernández Márquez, jardines de Antonio Pareja -antigua Manzana Banesto-, Vial Norte, Jardines de la Agricultura, Paseo de La Victoria y Conde Vallellano.

Esta instalación estará lista para el primer semestres de 2019. En una segunda fase, la previsión de Emacsa es acometer las conducciones hacia el Parque Cruz Conde y otras zonas verdes, completándose la red en una tercera fase. En total, se ahorrarían 178.000 metros cúbicos de agua potable que actualmente se utilizan en el riego de jardines al año.

Ambrosio ha avanzado estas actuaciones a la vez que ha hecho un balance de lo llevado a cabo por Emacsa a lo largo de 2017. En el capítulo de inversiones, la empresa municipal destinó 6,5 millones de euros a una docena de actuaciones en las estaciones de Villa Azul y La Golondrina, mientras que en la red de abastecimiento y de saneamiento se invirtieron 8,7 millones de euros. Se renovaron más de 21,3 kilómetros de la red de abastecimiento y 3,2 kilómetros de la de saneamiento, renovando las conducciones de fibrocemento con actuaciones en distintos barrios de la ciudad. "Se ha logrado pasar de tener una avería cada dos días en 2014 a tener una avería cada cinco días en 2017", ha señalado Ambrosio.

A lo largo de 2017, Emacsa adjudicó contratos por valor de 17,1 millones de euros, frente a los 4,2 que se hicieron en 2014, según los datos aportados por Ambrosio. La alcaldesa también ha puesto el acento en el "aspecto social" del servicio público de agua, con la puesta en marcha del mínimo vital que garantiza 3 metros cúbicos de agua por persona familias con dificultades para el pago de la factura. Con esta medidas se beneficiaron 362 abonados, con un total de 1.202 personas.

En cuanto a la sensibilización sobre el uso del agua y el ciclo integral que Emacsa lleva a cabo, las instalaciones de la empresa municipal fueron visitadas por medio millar de niños en 2017, a la vez que 1.200 chicos y chicas participaron en los talleres que Emacsa realiza con la asociación de consumidores Facua.

Trabajos en coordinación con la asociación de empresa de suministro de agua del resto de España y sobre los criterios de aceptación de los productos que son desechables a través del inodoro han centrado la acción en innovación de la empresa. Las obstrucciones en las cañerías por productos como las toallitas cuestan al año 1,5 millones de euros en reparaciones, ha dicho la alcaldesa.

Finalmente, los datos del agua que salen desde la estación de Villa Azul al año cifran en 23 millones de metros cúbicos el agua que Córdoba utiliza y, en una cifra similar, mantiene en el ciclo integral del agua hasta su depuración.

Etiquetas
stats