Diez universitarias se ofrecen a acompañar a alumnos de Las Palmeras en su llegada a la UCO

Fachada del Rectorado de la Universidad de Córdoba. | MADERO CUBERO

Libertad, Marina o Inmaculada son tres de los diez nombres de las universitarias que han querido que su paso por la Universidad de Córdoba (UCO) no sea exclusivamente académico. Con vocación de voluntariedad, esta decena de chicas presentó su solicitud a la convocatoria de acompañamiento al alumnado del barrio de Las Palmeras en su llegada a la UCO; un proyecto de responsabilidad social firmado entre la institución universitaria y la Asociación Vecinal Unión Esperanza para mejorar el curriculum académico de los chicos de esta barriada de Córdoba.

No obstante, sólo serán tres las universitarias elegidas para el proyecto, respondiendo al número de estudiantes de Las Palmeras seleccionados para su incorporación a la UCO. La ponderación vendrá determinada por la formación académica de las jóvenes, la experiencia previa en voluntariado, el expediente académico y la motivación expresada.

El compromiso de las chicas seleccionadas para realizar los acompañamientos es que éste sea de una dedicación estimada de 1,5 horas semanales, además de un encuentro presencial semanal -como mínimo- con el alumnado, lo que permitirá conocer sus dudas, inquietudes y evolución.

Asimismo, las participantes en este proyecto tendrán derecho a recibir un reconocimiento académico de hasta dos ECTS por curso académico por la realización de actividades transversales y hasta un máximo de 6 ECTS a lo largo de sus estudios universitarios, conforme al procedimiento de reconocimiento de créditos estipulado por la UCO. Para ello, deberán realizar una memoria de actividades que entregarán a la Asociación Vecinal Unión y Esperanza de las Palmeras para que emita el aval correspondiente para el reconocimiento.

Tras la primera edición de este proyecto, tanto la UCO como la asociación vecinal coincidieron en afirmar como fortalezas la ayuda, el asesoramiento y el apoyo permanente que se produjeron entre los voluntarios y el alumnado de las Palmeras. Las dos instituciones destacaron, además, el vínculo conseguido entre ambos colectivos para no decaer durante el año académico.

Este esfuerzo permitió a Selenia García graduarse en el Ciclo Formativo de Grado Medio en Actividades Comerciales y a Judith como Técnica en Atención a Personas en Situación de Dependencia, obteniendo unos resultados académicos brillantes. Ramón Bermúdez, por su parte, consiguió promocionar al segundo curso de Bachillerato con la intención de continuar sus estudios realizando el Grado de Educación Social de la UCO.

Etiquetas
stats