Los detenidos por la reyerta mortal de Las Moreras declaran que actuaron en legítima defensa

La Policía Nacional, en el lugar de los hechos | ÁLEX GALLEGOS

Los tres detenidos por la reyerta mortal del pasado jueves en la barriada de Las Moreras han declarado ante la titular del Juzgado de Instrucción número seis de Córdoba que actuaron en legítima defensa, según consta en el propio sumario judicial, al que ha tenido acceso este periódico. Los acusados son una madre, R. E. V. L., de 41 años, y sus dos hijos, J. J. R. V., de 24 años, y R. R. V, de 19. Este tercer joven es el autor confeso de la víctima mortal, Luis R., de 26 años. En la pelea resultó herido también el padre de la víctima y otra mujer.

Los tres investigados están en prisión provisional desde la tarde del sábado, cuando comparecieron ante la jueza en funciones de guardia. Los dos primeros están acusados de un delito de homicidio, otro en grado de tentativa y otro de lesiones. La madre, de ser la instigadora de los hechos. Las versiones de los tres coinciden en que actuaron en legítima defensa, en que acudieron al patio Gabriel Celaya de Las Moreras desarmados y en que forcejearon con las víctimas. La Fiscalía, en su escrito de acusación, argumenta que sí fueron armados al lugar de los hechos. Todos, Fiscalía y acusación, están usando un vídeo grabado en el momento de los hechos para calificarlos.

Los hechos ocurrieron sobre las 10:30 de la mañana del pasado jueves. Según la declaración de los tres investigados, tanto la madre como sus dos hijos no viven en la barriada sino en otro lugar de la ciudad. Quien sí vive en el bloque es la hermana de la madre de los detenidos. Según han declarado, esa mañana esta mujer llamó por teléfono a su hermana para decirle que el posteriormente fallecido había agredido a uno de sus hijos, de 13 años, siempre según su versión. Por eso, esta mujer y sus dos hijos decidieron acudir a la casa de su hermana para ver qué había ocurrido.

Siempre según su declaración, tanto policial como judicial, la madre y los hermanos habrían llegado desarmados al lugar de los hechos para ver qué había pasado con su primo y “como eran hombres” para “defender a las mujeres de la familia”. En el patio se encontraron con el posteriormente fallecido y con su padre. Según han defendido ante la jueza, el padre y la víctima iban armados con al menos tres armas blancas. De hecho, aseguran que el posteriormente fallecido llevaba una catana. A partir de este momento sostienen prácticamente toda su declaración según los vídeos que han ido circulando durante todos estos días y que se van a usar tanto por la defensa como por la acusación.

R. R. V., el joven de 19 años, reconoce que apuñaló en el cuello a Luis R., el joven de 26 años que posteriormente murió. Según sostiene en su declaración, en el forcejeo con él sufrió una herida con una catana (presenta un parte de lesiones) y que por eso, como alega que se ve en el vídeo, coge del suelo un cuchillo que le clava en el cuello. Posteriormente, siempre según su testimonio, sale del lugar herido y es su propia familia la que, asegura, llama a la Policía Nacional, y se marcha del patio con su hermano y su madre.

J. J. R. V., de 24 años, sostiene que forcejeó con el padre de la víctima, pero que en ningún momento lo apuñaló. Que este hombre tenía un palo y un cuchillo y que le quitó el palo. Y que tras hacerlo fue a buscar a su hermano cuando forcejeaba con la víctima a la que, asegura, le quitó la catana y la tiró para posteriormente salir de la escena.

R. E. V. L., de 41 años, asegura que se reconoce en el vídeo como la mujer que está forcejeando con la madre de la víctima. Y admite que se peleó con ella hasta que fue a buscar a sus hijos al verlos sangrando para salir del lugar.

La defensa de estos tres procesados sostiene que ninguno de ellos ha sido el autor de la herida por arma blanca que sufrió el padre de la víctima. Para argumentarlo se basa en el vídeo. De hecho, la defensa está barajando la posibilidad de solicitar que expertos en información e imagen hagan una mejora del visionado del vídeo que consta en las actuaciones a fin de aclarar la situación de los intervinientes en la reyerta.

Mientras tanto, los investigadores de la Policía Nacional continúan instruyendo diligencias. Fuentes de la investigación sostienen que no se descarta que se produzcan más detenciones. Y se está a la espera de los resultados recogidos por la Policía Científica en la zona. De hecho, se recuperaron las armas con las que presuntamente se produjeron los hechos. No obstante, las pruebas pueden no ser concluyentes, ya que el día de los hechos comenzó a llover de manera insistente y puede que muchas de las huellas no sean válidas o reconocibles.

Etiquetas
stats