El desdoble de la N-432, que el aeropuerto funcione, la logística y las comisarías: los retos del nuevo Gobierno

Vista aérea del aeropuerto de Córdoba | TONI BLANCO

Desde el año 2015, el Gobierno de España tiene sus presupuestos prorrogados. Desde hace ya casi cinco años, no hay ninguna inversión que no se contemplase en esos presupuestos que se pueda ejecutar. Desde entonces, los sucesivos gobiernos que ha habido en España lo que han hecho ha sido ejecutar lo que se podía e ir tirando. Poco más.

La pasada semana, el Congreso de los Diputados votó a un nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El socialista liderará el primer Ejecutivo de coalición desde la restauración democrática. Sus 20 ministros jurarán o prometerán este lunes sus cargos ante el rey Felipe VI y se pondrán manos a la obra a negociar un nuevo presupuesto. Y ante ellos, el reto de desbloquear grandes proyectos pendientes que llevan coleando en la ciudad desde hace ya casi cinco años. Pero, ¿cuáles son?

El desdoble de la N-432

La carretera nacional entre Badajoz, Córdoba y Granada (la N-432) se ha convertido en una de las vías con más siniestralidad de Andalucía. Su conversión en autovía se previó en el lejano año de 2005 por el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Se llegaron a diseñar sus estudios informativos e incluso se contó con que entre Córdoba y Espiel sería imposible convertirla en autovía por el impacto ambiental, que lo mejor sería desdoblarla. Pero en 2008 estalló la crisis y nunca más se supo.

En los últimos años, el PSOE y el PP, en el Gobierno y en la oposición, han protagonizado protestas y han urgido a los diferentes presidentes a ejecutar su conversión en la autovía. O al menos desdoblar la carretera. Pero era imposible. Sin presupuestos no se puede iniciar ni una sola obra nueva. Ahora, el nuevo Ejecutivo tiene el reto de determinar qué hacer con esta carretera, convertirla en autovía en alguno de sus tramos o directamente desdoblarla. Ya no hay más excusas. Siempre que haya presupuestos.

Las comisarías

El exalcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, se convirtió en secretario de estado de Seguridad en el último gobierno de Rajoy. Entonces, mantuvo una estrecha negociación con el Ayuntamiento para que le cediera al Ministerio del Interior dos parcelas para poder construir dos comisarías de Policía Nacional. El objetivo era dotar de unas instalaciones dignas a los agentes en Córdoba, que ya estaban empezando a organizar manifestaciones, y ofrecer un mejor servicio a los ciudadanos.

A día de hoy, las parcelas ya son de Interior pero el Ministerio no puede ejecutar las obras por la misma razón que la N-432: no hay presupuesto. Interior ya tiene los proyectos prácticamente culminados (como los estudios de la carretera), pero no sirven de nada si faltan los euros. El nuevo Gobierno tiene este reto también para la ciudad de Córdoba.

El aeropuerto

Por sorprendente que parezca, después de gastarse más de 80 millones de euros de dinero público en él, el aeropuerto de Córdoba no puede acoger aún vuelos comerciales. El problema es doble, uno técnico y otro económico. El técnico se está solucionando, ya que ENAIRE y AENA trabajan en una carta de aproximación aérea que permita que las grandes aeronaves puedan aterrizar en Córdoba. Sin una carta actualizada, es imposible.

El segundo es económico: si en Córdoba aterriza un avión de pasajeros no hay sitio para atender al pasaje. La terminal del aeropuerto de Córdoba es pequeña y habría o que construir una nueva o que arbitrar alguna medida provisional. En el sector se ha propuesto una carpa mientras se desarrollan las obras. Nuevamente, estas iniciativas necesitaban de dinero y también de presupuestos.

El Media Distancia

El tren de Media Distancia es otro proyecto que viene con presupuestos prorrogados. Fomento sí que logró una partida para encargar la obra de construcción de una nueva estación entre Fámita y la avenida de los Almogávares, pero hace falta mucho más para que este servicio pueda entrar en explotación de manera definitiva.

La logística y la Variante Sur

Cuando a principios del siglo XXI se diseñó el parque logístico de Córdoba, se pensó que hasta El Higuerón iba a llegar una variante que conectaría fácilmente con todas las autovías de la ciudad este centro intermodal de transportes. Pero no ha sido así.

La llamada Variante Sur es una obra pendiente que tiene que unir el actual puente de Ibn Firnás con la carretera de Palma del Río junto al parque joyero. Solo así será interesante para el sector logístico El Higuerón. Y solo así podrán salir las grandes mercancías por tren o carretera desde este punto. El nuevo Gobierno también tiene el reto de conseguir esta nueva carretera.

Etiquetas
stats