¿Qué nos cuentan los partidos...de los impuestos y economía local?

Imagen de las dependencias municipales  en Capitulares | MADERO CUBERO
La gestión y las promesas en materia de impuestos y tasas son uno de las grandes bazas de los seis principales partidos en estas elecciones locales y en las que se pueden apreciar de forma mucho más clara las diferencias entre las formaciones de izquierda y derecha

Como cada cuatro años, los impuestos se convierten en una de las principales bazas políticas a la hora de reclamar o de 'arañar' un voto en las elecciones. Así ha sido siempre y, en especial, con el Impuesto de Bienes Inmuebles urbanos (IBI)- el principal ingreso municipal con más de 75 millones al año-, un año más se convierte en protagonista de la mayoría de los programas electorales de los partidos que concurren a estos comicios en los que, a falta de grandes obras y proyectos ilusionantes, una de las principales bazas del éxito electoral se apoya en tratar de convencer al ciudadano o al empresario de que si el candidato en cuestión llega a ser alcalde será el que menos toque el bolsillo del contribuyente.

PP

Con la baza de su gestión económica en estos cuatro años de gobierno local, el Partido Popular concurre a estas elecciones, con la promesa de seguir por la senda de la recuperación en las cuentas municipales sin que esto suponga un perjuicio para el contribuyente. Ya en este último año del mandato Nieto hizo de los tributos locales uno de los principales argumentos para 'vender' la buena gestión de su equipo al frente de Capitulares anunciando que, por primera vez en muchos años, la presión fiscal para los cordobeses iba a relajarse gracias al trabajo desarrollado en tres años previos marcados por los recortes, las medidas de urgencia y la subida de impuestos como el citado IBI, que se incrementó en un 10%, por la revisión catastral impuesta por el gobierno central.

En estas elecciones, el PP señala que su política fiscal tendrá una relación directa con la creación de empleo. Para ello, los populares se comprometen a una reducción sostenida de impuestos que afectará a aquellos que más relación tienen con la generación de nuevos puestos de trabajo: construcciones, instalaciones y obras, Bienes Inmuebles de naturaleza rústica, urbana (IBI), plusvalías y actividades económicas, vehículos; esto es, el grueso de tributos locales.

Junto a esto, una reducción de un 25% en las tasas de licencias de actividades y las tasas de licencias de obras y la promesa de que el resto de tasas municipales no crecerán más allá de lo que marquen las actualizaciones anuales del Índice de Precios al Consumo (IPC). En este sentido, los populares aluden en su programa a la tasa por recogida de basuras de Sadeco para la que se anuncia una revisión, a la baja, pero sin concretar, para que se cumpla el axioma de que “quien contamina paga”.

UCOR

El principal partido de la oposición se apunta en estos comicios, los segundos para la formación de Rafael Gómez, por un programa electoral mucho más centrado en el terreno fiscal. De esta manera, la reducción de un 30% en el cobro del IBI es una de sus grandes bazas electorales, así como la promesa de llevar el aplazamiento fraccionado del pago de los impuestos locales hasta un tope de dos años. UCOR también promete que los ciudadanos que pierdan su casa por una ejecución hipotecaria estarán exonerados del pago de la Plusvalía, y avanza la supresión de tasas impopulares como las multas de tráfico, que se bonificarán en el caso de las dos primeras, o la de los matrimonios civiles o la de entrada al recinto de la Ciudad de los Niños que, dicho sea de paso, apenas generan ingresos para las arcas municipales.

En el programa de Gómez en materia fiscal tiene mucha importancia la relación del Ayuntamiento con los empresarios y, de esta manera, se anuncia una reducción de un 60% en la tasa de veladores, una bonificación total (100%) para la apertura de nuevos negocios, así como bonificaciones del 50% para apoyar las creación de nuevos empleos en las grandes empresas e igualmente para la tasa de licencias urbanísticas lo que, según su programa, potenciará y estimulará la economía local y tendrá su reflejo en la creación de nuevos puestos de trabajo.

PSOE

Un año más, los socialistas presentan una cara nueva a los comicios locales, en esta ocasión se trata de Isabel Ambrosio que, en su programa de gobierno local, anuncia la introducción de “elementos de progresividad fiscal” para favorecer a aquellas personas que peor lo están pasando por la crisis o la falta de ingresos en sus hogares. Sin entrar en la guerra de cifras y de tantos por ciento en la que entran otras formaciones, el programa socialista apuesta por optimizar la política fiscal del Ayuntamiento con una distribución “más justa” de los tributos y tasas municipales para garantizar la sostenibilidad de las cuentas municipales sin afectar al ciudadano.

De esta manera, se anuncia una revisión de las tasas y precios públicos que cobra el Ayuntamiento para hacerlo “más flexible y solidario”, así como el fomento, a través de la política fiscal municipal, de la creación de empresas y el fraccionamiento de los tributos locales; asimismo, reducciones, bonificaciones y exenciones-sin concretar-para la creación de nuevas empresas o la relación con los emprendedores.

IU

Quien tampoco entra en esta especie de concurso para ver quién reduce más los impuestos o quién realiza la propuesta más ventajosa para el bolsillo de los ciudadanos es IU que, en su programa electoral, apela a los conceptos de redistribición de la riqueza, cambio de modelo o liderazgo del Ayuntamiento en la creación de empleo sin entrar en los valores numéricos que, de forma inevitable, afectan a la vida cotidiana de los ciudadanos, empresas y las arcas municipales, todo ello apoyado en una gestión “100% pública”.

De esta manera, una de las principales medidas que anuncia el candidato de IU a la Alcaldía, Pedro García, es la que se refiere a la creación de una Agencia Municipal Tributaria con la que se generará “un crecimiento más justo” de las arcas municipales “incrementando los ingresos de forma justa, solidaria y más progresiva, elaborando estrategias para luchar contra el fraude fiscal”, reza el programa en el que también se abordan planes tributarios personalizados de los anteriores gobiernos de IU. En materia de IBI, IU es la única formación que apuesta por ordenanza fiscal especial para gravar el IBI de la vivienda vacía de los bancos y de carácter especulativo, así como de aquellos solares en desuso en manos de fondos de inversión.

Estas medidas, según su programa, tendrán una repercusión de hasta un 95% de bonificación en el IBI de las viviendas públicas en alquiler. Junto a esto, y en materia de ordenación urbanística, IU vuelve a mirar al voto de las parcelaciones y anuncia que, en materia de tasas urbanísticas, aplicará una reducción del 50% cuando se trate de obras y actuaciones en ámbitos de regularización de parcelaciones y de legalización de edificaciones en dichos ámbitos.

Ciudadanos

Quien entra de lleno en los tributos locales y, en concreto en el IBI, es Ciudadanos, que concurre por primera vez a estos comicios y además con perspectivas de ser una pieza clave para la gobernabilidad en Capitulares. Por lo pronto, Ciudadanos plantea un nuevo modelo de financiación local, al estilo de países como Alemania, en el que los ayuntamientos cuenten con una participación en los tributos nacionales por IRPF e IVA del 15 y del 2 %.

Pero sin duda, la medida estrella de la candidatura de José Luis Vilches, en materia fiscal, es la reducción de un 20% en el cobro del IBI, que se produciría en intervalos de un 5% al año y con la que, según sus cuentas, se generaría un ahorro de 3,6% que el candidato considera imprescincible para las familias y poco relevante para las arcas municipales. Junto a esto, bonificaciones y ayudas para familias en aspectos como el alquiler social (30%) con bonificaciones de hasta el 95% para aquellos particulares que cedan sus viviendas vacías a las Oficinas Locales de vivienda. Menos concretos son conceptos como el de la revisión de sanciones “más equlibradas y equitativas” que se anuncian en la revisión de las tasas y ordenanzas municipales o en lo que se refiere a la inevitable en todos los programas recuperación de la economía local e impulso de las nuevas iniciativas empresariales por parte del Ayuntamiento.

Ganemos

También nuevos en estas elecciones municipales, la agrupación de electores que encabeza Rafael Blázquez, apoya su programa electoral en función de los principios rectores de la igualdad, justicia social y sostenibilidad. De esta manera, y para favorecer el crecimiento de las Pymes de economía social se proyecta una reducción en las tasas urbanísticas para los nuevos emprendedores sociales. En lo que se refiere a los tributos locales, Ganemos apuesta por una moderación en impuesto como el IBI, que debe adaptarse a la realidad social que viven las familias que lo abonan, así como una revisión global de las tasas “buscando progresividad” e implantándoles un “sentido social”.

De la misma manera se plantea una revisión del Impuesto de Actividades Económicas para determinar si las bonificaciones y exenciones actuales tienen un efecto real en la economía local. Junto a esto, medidas centradas en el apoyo social a las familias más perjudicadas por la crisis y una auditoría de la deuda municipal y una mayor participación de los ciudadanos en los presupuestos municipales

Etiquetas
stats