Cuatro candidatos, nueve preguntas y muy poco debate

.
Los cabezas de lista al Congreso de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos exponen en la Facultad de Derecho sus visiones sobre una reforma constitucional | La candidata de IU no asistió por motivos de salud y el decano no permitió su sustitución para no "alterar el equilibrio" de número uno

A pesar de ser ya casi una cuarentona, la democracia española es muy joven. Y eso se nota en sus debates electorales, con formatos tan constreñidos y encorsetados en temas y reglas que hasta el término debate parece perder sentido. Esta mañana, en la Facultad de Derecho, ha vuelto a vivirse este curioso fenómeno. Los candidatos de los principales partidos que se presentan por Córdoba para lograr un escaño en el Congreso en las elecciones generales del 20D se han sometido a nueve preguntas -ni una más ni una menos- de otros tantos alumnos del centro, sobre un tema tan concreto como amplio: su visión ante una posible reforma de la Constitución de 1978.

Merced a unas estrictas reglas aceptadas, en la mesa se han sentado, de izquierda a derecha y por sorteo: Marta Domínguez (Podemos), María Jesús Serrano (PSOE), Marcial Gómez (Ciudadanos) y José Antonio Nieto (PP). Faltaba Antonia Parrado, de Unidad Popular, quien ha excusado su asistencia por un problema de salud. Manuel Izquierdo, el decano de Derecho- y moderador del debate- no ha atendido la demanda de la formación de sustituir la presencia de Parrado por otro miembro, para no "alterar el equilibrio" de número uno. Unidad Popular, por su parte, acusa al decano de haber "vetado" a la formación.

A pesar de los imprevistos y de lo rígido del diseño, un verdadero debate luchaba por salir a la luz, y los cuatro se las han arreglado para, al menos tímidamente, darse alguna colleja, clavarse alguna puya y parecerse más a lo que oficialmente son: políticos y no bustos parlantes. Pero los huecos que han encontrado han sido mínimos. Apenas la reforma del artículo 135 sobre el pago de la deuda, por el que Serrano ya ha dicho que el PSOE "pidió perdón, lo cual nos honra, pero el PP no ha pedido perdón por la ley mordaza o el recorte de las becas". Una ocasión para -minutos después y ya en su turno, Nieto respondiera que "lo que tiene que hacer el PSOE es pedir perdón por los 5,5 millones de parados que nos dejaron".

La reforma del Senado o de las administraciones locales han sido oras excusas para arrearse con delicadeza. Pero para ese suave toma y daca -más un intercambio de pellizcos de monja que otra cosa- los presentes tenían que restar tiempo a los dos minutos de respuesta reservados para cada una de las nueve preguntas: sobre seguridad; vivienda, trabajo y derechos fundamentales; monarquía o república; el papel del Senado; la politización de la Justicia; el sistema territorial; el problema catalán; y la reforma de las administraciones locales.

En cada intervención, los candidatos han tratado de destacar los puntos claves de sus programas. Nieto ha hecho una defensa cerrada de la gestión del Gobierno. "Vamos en la buena dirección para que en España haya más oportunidades y posibilidades para todos", ha subrayado. En este sentido, el presidente del PP cordobés ha insistido en que "no es necesario tocar la Constitución del 78" para emprender la mayoría de las reformas que restan, incluso las territoriales.

María Jesús Serrano ha repetido que cualquier reforma debe ir de la mano de un "consenso como el logrado en el año 1978". Pero ha dado a entender que la rectificación que harían del cambio del artículo 135 -para volver a su estado original- sería por defecto. Unos cambios quetenderían a una estructura de estado federal que dotase al Senado de un carácter territorial con presencia en Barcelona y garantizando la independencia de los jueces.

Marcial Gómez, de Ciudadanos, ha escuchado críticas del PSOE de ser afín al PP. Gómez ha tratado de diferenciarse tanto de uno como de otro partido, defendiendo las propuestas más ambiciosas de su formación: como la supresión del Senado, la fusión de Ayuntamientos o la sustitución del Consejo General del Poder Judicial por un triunvirato formado por el presidente del Tribunal Supremo y dos vocales. "Estas son propuestas de reforma, lo de los otros partidos es maquillaje", ha dicho.

Por último, Marta Domínguez, de Podemos, hizo hincapié en el carácter social de las reformas que plantean y que incluyen un cambio constitucional para garantizar empleos y viviendas de calidad para los ciudadanos. También explicó que no desean suprimir el Senado sino reformarlo a fondo. Y en cuanto a la estructura territorial del Estado, apostó por permitir el derecho de los pueblos a decidir su permanencia en España, abogando siempre por la unidad del país.

Etiquetas
stats