Los cambios en el IBI enfrentan a gobierno local y PP

Alba Doblas y David Luque, antes de su rueda de prensa | RAFAEL MELLADO
La bonificación para familias numerosas y la aplicación de recargo a las viviendas vacías centran el debate de las ordenanzas | Ganemos anuncia "matizaciones" al borrador | Cambios en la ordenanza de vehículos

El borrador del proyecto de ordenanzas fiscales para el próximo año ya genera debate. Para el gobierno local la idea está clara: el documento responde a la premisa de cobrar más a quien más tiene y se apoya en un "criterio de justicia" con los más vulnerables; mientras, el principal grupo de la oposición habla de trato injusto y avanza un aluvión de reclamaciones y perjuicio económico para el Consistorio. En medio, Ganemos que anuncia "matizaciones" al proyecto que "espera sean tenidas en cuenta", aunque se remite a lo que decida su asamblea, prevista para este domingo en Cañero. Y todo esto sin que el documento sea definitivo.

El centro del debate está en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Por un lado, el equipo de gobierno asegura, por boca de la responsable de Hacienda, Alba Doblas (IU), que se aplicará de forma efectiva el recargo anunciado del 50% para las viviendas vacías (que ya estaba recogido en las ordenanzas del gobierno del PP), mientras que el viceportavoz del PP, Jose María Bellido, vuelve a insistir en que esta medida, con la Ley en la mano, es de "imposible aplicación" y traerá un aluvión de reclamaciones y sentencias contrarias para el Consistorio. Ganemos tampoco tiene claro este punto, como ya anunció en su día Alberto de los Ríos, que centró el debate en que este recargo fuera solo para los bancos y no para los particulares.

La segunda polémica por el IBI se centra en las bonificaciones para familias numerosas que vuelven a los niveles del año 2011, lo que implica que la rebaja se aplica para aquellas viviendas con un valor catastral por debajo de los 50.000 euros. El PP considera "totalmente injusta" esta medida, que bajo su gobierno se elevó a un valor catastral de 100.000 euros, y la cuantifica en cerca de 900 las familias que hasta ahora se habían beneficiado de rebajas fiscales por valor de unos 75.000 euros, añadiendo que no entienden "por qué se castiga a este colectivo".

El IBI del próximo año también trae novedades en el terreno de la eficiencia energética, ya que se prevé una bonificación, "con el límite de la amortización" sobre el coste de la instalación de placas solares y foltovoltaicas, cuyo valor se detraerá del recibo anual, al menos en este mandato. Por ahora esta rebaja se centrará en las casas que sean primera vivienda, aunque se estudia ampliar en posteriores ejercicios.

Junto a esto, el Ayuntamiento asumirá el recargo catastral previsto por el Gobierno y bonificará las plusvalías para aquellas personas que tengan dificultades económicas no sufran problemas a la hora de asumir el impuesto que grava la transmisión de viviendas tras un fallecimiento.

Cambios en el impuesto de vehículos

Apoyados en este mismo axioma de primar las energías renovables, el borrador de ordenanzas prevé bonificaciones para los usuarios de vehículos híbridos y eléctricos, del 50 y del 75% respectivamente, y una mayor carga fiscal, que vuelve al máximo para aquellos vehículos de mayor cilindrada y de alta gama, señaló la edil de Hacienda. Una vez más, el PP se opone a este cambio porque considera que "el tramo en el que se aplica la subida no solo es para vehículos de alta gama, sino para aquellos que superen los doce caballos fiscales y eso incluye a muchos más turismos que a los de lujo, como quiere hacernos ver el gobierno local".

De la misma manera, las ordenanzas prevén que no se incorporen nuevos vehículos a la exención para turismos de más de 26 años, matizando que seguirán los que estaban hasta ahora, algo a lo que también se opone el PP, que califica la propuesta de "antisocial" e indica que, según sus datos, en los últimos dos años se han incorporado a esta medida más de 3.000 cordobeses, hasta un total de 17.964 beneficiarios en 2014.

Junto a esto, el IBI de rústica se vuelve a situar en el máximo previsto, con un tipo de un 1'22%, con lo que "se castiga a los pequeños agricultores", señalan los populares, que presentarán una propuesta que "continúe con la bajada progresiva" y que contemple reducciones de un 1'5% en el impuesto de vehículos, del 2% en el ICIO y de un 1'2% en el IBI.

La propuestas de Ganemos, en espera de las líneas políticas que defina la asamblea del domingo, podrían ir centradas en el agua (precio público o tasa), basuras e IBI para viviendas vacías.

Etiquetas
stats