El calor que viene: la semana en que caerán los primeros 40 grados del año

.

Para cualquier cordobés, escuchar en los informativos las tres palabras malditas según se aproxima julio hace que se le erice el pelo de la nuca. Ola de calor. Tres palabras que nos sitúan de inmediato en un escenario donde el rugido de los compresores de aire ponen banda sonora a tardes de calles desiertas y salones en penumbra reconvertidos en refugios estivales. Por eso la incredulidad será el sentimiento generalizado cuando en los peores días del episodio cálido que afectará durante esta semana a parte de la Península Ibérica, las calles cordobesas sigan viviendo un comienzo de verano aún benigno, que quedará a medio camino del calor extremo que sí que se dará en otros puntos, situados mucho más al norte de la urbe a orillas del Guadalquivir.

El baile de la DANA

La borrasca que el pasado sábado se aproximase al litoral gallego se aisló sobre el Atlántico adquiriendo propiedades de depresión aislada en niveles altos (DANA). Una baja fría que pocos efectos en forma de lluvia iba a tener sobre la Península, pero que en cambio iba a ser el detonante decisivo para disparar los avisos por temperaturas elevadas en buena parte del sudoeste del continente europeo.

Desde el Cabo de Gata hasta Normandía, una 'lengua' de aire muy cálido de origen norte-africano será la protagonista meteorológica, para situar el termómetro en superficie en valores de récord en lugares habitualmente poco acostumbrados. Una advección cálida que sería especialmente importante en valles del norte y este peninsular, quedando la occidental al margen del episodio en un primer momento.

Sólo a partir del próximo viernes, gracias a la retirada parcial de la DANA, la masa de aire cálida se expandiría en el resto del interior peninsular, momento a partir del que cabría esperar que las temperaturas se disparasen en áreas bajas como el del valle del Guadalquivir.

Calor contenido hasta el fin de semana

Para Córdoba y la provincia, esta situación que va a copar horas de informativos nacionales pasará casi desapercibida hasta la tarde del próximo viernes. Hasta entonces la península vivirá un fuerte gradiente térmico entre su mitad oriental y occidental, de la que Córdoba en su situación de centralidad saldrá beneficiada. Algo que se traduce en seguir arañando días al verano con máximas que seguirán en el entorno de los 35 o 36 °C durante la tarde, y noches aún llevaderas con mínimas que quedarán por debajo de la barrera psicológica de los 20 grados.

Será a partir del viernes cuando el calor, el de verdad, haga valer la capacidad del valle del Guadalquivir para disparar el termómetro durante las tardes de verano. Para entonces, y durante el resto del fin de semana, Córdoba vivirá sus primeras jornadas del año 2019 por encima de los 40 grados, apuntando incluso a superar sábado y domingo la barrera de los 42 o 43 °C. Calor que tendría reflejo en las temperaturas mínimas, que ya desde la madrugada del jueves al viernes quedaría por encima de los 20 °C.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats