El Cabildo denuncia el convenio municipal para la visita nocturna a la Mezquita

Interior de la Mezquita Catedral | MADERO CUBERO

El Cabildo Catedralicio ha denunciado el convenio que firmó con el Ayuntamiento de Córdoba para la explotación de la visita nocturna a la Mezquita Catedral, el espectáculo llamado El Alma de Córdoba que se presta casi a diario y que se puso en marcha en el año 2010. El convenio caducará el próximo 18 de agosto, según ha podido saber este periódico.

El portavoz del Cabildo, José Juan Jiménez Güeto, detalló a este periódico que la institución eclesiástica ha denunciado el convenio por que “queremos hablar y negociar con el Ayuntamiento”. El 1 de junio, el presidente del Cabildo, Manuel Pérez Moya, remitió una carta al Consistorio, en la que recordaba que el 18 de agosto cumplía el convenio. “Como establece una de las cláusulas, a dos meses de que se cumpla cualquiera de las partes puede denunciar el convenio”, ha recordado.

¿Qué significa la denuncia del convenio? Que el Cabildo quiere negociar otro acuerdo. Según ha podido saber este periódico, el Ayuntamiento estaba dispuesto a negociar una prórroga del actual. Pero ahora, la denuncia del Cabildo obliga a pactar nuevas condiciones. El área que tiene que negociarlo es Presidencia, en manos del PSOE, aunque las competencias en turismo las lleva IU.

Güeto aseguró que aunque el escrito se envió el 1 de junio el Cabildo aún no tiene respuesta del Ayuntamiento, ni positiva, ni negativa, ni sobre si se ha recibido o no el escrito. Fuentes municipales reconocen que el escrito ha llegado y que están estudiando la denuncia del convenio para responder al Cabildo.

¿Y si no hay acuerdo? Desde el Cabildo confían en que lo haya. Si no lo hay, la visita nocturna se seguirá aplicando. Una vez denunciado, hay un tiempo para la negociación y se concede una prórroga, que puede ser de hasta un año, hasta que finalmente se logra un acuerdo o, en caso contrario, se deroga el convenio anterior.

Esta denuncia supone un nuevo roce entre el Cabildo y el Ayuntamiento, justo en el momento en el que el Consistorio quiere dar a conocer el informe elaborado por una comisión municipal para ver qué puede hacer para que la Mezquita Catedral sea un bien público. En ese informe ha estado trabajando la hoy vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

La historia del convenio

El 24 de febrero del año 2006, la entonces alcaldesa de la ciudad y presidenta del Consorcio de Turismo, Rosa Aguilar, firmó un convenio con el (también entonces) presidente del Cabildo, Juan Moreno, para la “implantación de una visita audiovisual nocturna a la Catedral, antigua Mezquita”. Aunque el espectáculo no se puso en marcha hasta octubre del año 2010, el convenio tenía fecha de caducidad: diez años.

En la cláusula octava se precisa que “es causa de resolución” el “cumplimiento del periodo de vigencia del convenio a no ser que se renueve por mutuo acuerdo de ambas partes”. A día de hoy, el mutuo acuerdo no se ha producido. Tanto el Ayuntamiento de Córdoba (a través del Consorcio de Turismo y su responsable actual, Pedro García) como el Cabildo están obligados a sentarse para determinar el futuro de una actividad ideada y puesta en marcha para aumentar las pernoctaciones en la ciudad.

El convenio no fue fácil de negociar. En 2004 se firmó un protocolo y el convenio se ratificó en 2006, pero no fue hasta cuatro años más tarde cuando se pudo poner en marcha el espectáculo nocturno. Las negociaciones entre el Ayuntamiento y el Cabildo fueron muy complicadas. El Cabildo se negó a perder el control sobre el texto de lo que se iba a proyectar y, finalmente, el Consistorio cedió. Tanto, que el espectáculo nocturno destaca la Catedral muy por encima de la Mezquita. Varios historiadores elevaron sus voces cuando se puso en marcha el espectáculo, del que dijeron que tenía poco rigor científico e histórico.

DINERO PÚBLICO

Las obras para la puesta en marcha del espectáculo nocturno fueron financiadas en exclusiva con dinero público. En concreto (lo detalla el propio convenio), las obras dispusieron de un presupuesto de 1.200.000 euros para su implantación inicial, de los que 669.240,49 euros fueron sufragados por el Plan de Excelencia Turística (que el Ministerio de Industria concedió al Ayuntamiento) y el resto, 530.759,51 euros, por el Consorcio de Turismo de Córdoba.

Además, el convenio obliga al Consorcio (hoy Instituto Municipal de Turismo) a correr con “los gastos de mantenimiento de la instalación necesaria” para la visita audiovisual nocturna y a asumir “todos los costes de gestión y operación del proyecto, incluidos todos aquellos que se le generen al Cabildo Catedral”, destaca el texto en su cláusula quinta.

El convenio fijaba también que era al antiguo Consorcio al que le correspondía la “comercialización y relación económica con los visitantes”, algo que en la práctica no se ha producido. El texto señala que es a este organismo del Ayuntamiento al que le corresponde la venta de las entradas para el espectáculo nocturno: “En la ciudad se podrán adquirir las entradas en las oficinas de información del Consorcio de Turismo de Córdoba”. A día de hoy, los tickets (que cuestan 18 euros por persona) se adquieren en el servicio de venta de entradas de El Corte Inglés.

Por otra parte, el texto firmado por la hoy consejera de Justicia y el Cabildo preveía la constitución de una comisión mixta de seguimiento de los acuerdos. La comisión, de la que tampoco se tienen noticias, debería haber tenido una periodicidad de reuniones trimestral. La misma debería estar compuesta por el alcalde o alcaldesa de Córdoba, el presidente del Cabildo, el gerente del Consorcio de Turismo y un técnico designado por la institución religiosa.

Etiquetas
stats