Buitres negros andaluces para repoblar Francia

.
Andalucía y Córdoba consiguen aumentar la población de estas aves y enviar ejemplares a aquellos lugares europeos en los que ya se han extinguido

Andalucía en general y la provincia de Córdoba en concreto son dos oasis para los buitres negros. Esta especie, por el contrario, se ha extinguido en países europeos como Francia. Pero en Andalucía, sobre todo gracias al trabajo de los centros de recuperación de aves de la Junta, la población de buitres negros está remontando tanto que la Consejería de Medio Ambiente tiene animales de sobra para contribuir a la repoblación de aquellos territorios en los que se han extinguido, como en Francia.

Esta mañana, en un acto en la Delegación del Gobierno en Córdoba, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha cedido un total de 13 ejemplares de buitre negro procedentes de los Centros de Recuperación de Especies Amenazadas de la Junta a los organismos Vulture Conservation Foundation (VCF) y Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa), para que a través de sus planes de conservación puedan reforzar las poblaciones de esta ave en los Pirineos y Francia.

El grupo de buitres lo componen nueve ejemplares (cuatro machos y cinco hembras) que debido a sus lesiones no pueden ser devueltos a la naturaleza, aunque son potencialmente aptos para la cría en cautividad, y otros cuatro (un macho y tres hembras) completamente rehabilitados y listos para ser liberados en los Pirineos y Francia, a través de los programas de reintroducción de la especie.

En concreto, ocho de estos individuos se han entregado a la Vulture Conservation Foundation, una organización internacional con sede en Zurich (Suiza) comprometida con la conservación de las aves carroñeras en Europa y la reintroducción del buitre negro en Francia, y cinco a Grefa, una entidad conservacionista afincada en Majadahonda (Madrid), que colabora activamente en otro proyecto encaminado a reforzar esta especie en el Pirineo catalán.

De otro lado, la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Serrano, ha recordado que los trabajos de seguimiento que habitualmente lleva a cabo su departamento confirman que el veneno es la primera causa conocida de mortalidad no natural de estas especies, por encima de otras como pueden ser la pérdida de hábitat, colisión con parques eólicos y líneas eléctricas o la desnutrición. No obstante, la eficacia de la Estrategia Andaluza para el Control de Venenos que desarrolla la Junta ha reducido considerablemente el número de animales muertos por esta práctica ilegal. En esta línea ha subrayado que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio participa en tres proyectos europeos Life para erradicar esta práctica ilegal en nuestra Comunidad autónoma, en concreto los LIFEs ‘Antídoto’, ‘Veneno’ y ‘Acciones innovadoras contra el uso ilegal de veneno en la Europa Mediterránea’.

Por último, la titular de Medio Ambiente ha destacado que durante 2014 se contabilizaron en Andalucía un total de 330 parejas de buitre negro, un 50% más de las que se censaron hace ya una década. Ello ha permitido que esta especie pase de estar catalogada en peligro de extinción a vulnerable, así como desarrollar acciones de cooperación de este tipo. Cabe recordar que el pasado año la Consejería cedió también tres ejemplares de esta ave necrófaga al proyecto que se desarrolla en Francia y dos al de Cataluña.

Etiquetas
stats