El Ayuntamiento encarga la obra del Archivo con un ahorro de 800.000 euros

Trabajos de restauración de legajos en el Archivo | MADERO CUBERO

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Córdoba ha adjudicado a Unión Temporal de Empresas formada por Magtel y Martín Casillas la obra de reforma del edificio del Archivo Municipal, el proyecto que se financiará con recursos municipales para el que más dinero se destinará en todo el mandato. La mesa de contratación ha encargado esta obra a esta empresa que ha presentado una propuesta 800.000 euros inferior al presupuesto planteado para los trabajos. En total, la construcción costará 1,8 millones de euros, cuando se presupuestó en 2,6 millones de euros, según ha informado la teniente de alcalde Alba Doblas durante este lunes.

El actual edificio, antigua casa solariega de los Guzmanes, acogió hasta el año 2007 la sede de la Biblioteca Pública Municipal, que en esa fecha se trasladó hasta las dependencias del antiguo cuartel de Lepanto. Desde entonces, el edificio ha quedado sobredimensionado para acoger el Archivo Municipal. Ahora, el proyecto de restauración, muy ambicioso, pretende una restauración total sobre un edificio de un alto valor histórico, que se convertirá en otro espacio cultural más de la ciudad y que no solo servirá como una sala de consulta para investigadores.

Las obras tendrán un plazo de unos 18 meses (no concluirán en este mandato) y conllevan una importante operación municipal. Así, el Ayuntamiento tendrá que alquilar una nave industrial para trasladar todos los documentos que se custodian en el Archivo Municipal, el más valioso de toda la ciudad. De hecho, las paredes de las Casas de los Guzmanes acumulan legajos que proceden desde la conquista de Córdoba por Fernando III el Santo en el siglo XIII, hasta los últimos fondos documentales, como una impresionante fototeca de los últimos hechos históricos en la ciudad. De hecho, acaba de incorporar a sus bienes el archivo fotográfico de Garzón.

Las obras se centrarán en la apertura de un segundo acceso desde la calle Sánchez de Feria, a modo de puerta de servicio para carga y descarga de documentación y material. Según consta en el proyecto de obra, esto permitirá una entrada directa al archivo y a la zona de administración, en lugar del largo y tortuoso recorrido que hoy se hace desde el zaguán, a través de la galería del primer patio y de la portería hasta el archivo, o bien por el ascensor o la escalera principal a la planta superior, hasta la zona de administración. Además, este nuevo acceso se complementa, a costa de reducir el espacio destinado a archivo en la planta baja, con una sala de recepción y preclasificación del material y un separando un nuevo depósito más pequeño destinado a fotografías en blanco y negro.

Otra de las intervenciones consistirá en la retirada de la estructura metálica que soportaba dos niveles de archivadores compactos y que ocupa la planta baja de la crujía sur del segundo patio, se recupera en toda su amplitud este espacio, en el que se encuentra uno de los tres ajimeces existentes en el edificio. En esta zona se proyecta una escalera secundaria, en el mismo punto en que existía otra en 1968, que hoy se necesita por necesidades de evacuación en caso de emergencia. El resto de la crujía se adecuará como sala de exposiciones, con acceso directo desde el segundo patio.

También se realizará una adecuación de la estancia situada a la derecha del zaguán como zona de recepción-información y atención al público, pudiendo contar con un punto de venta de productos patrimoniales y de promoción.; y la adaptación de la dependencia de la crujía norte del segundo patio, en planta baja, en la que están los otros dos ajimeces, hoy ocupada por el despacho de dirección, para sala de conferencias, con una capacidad de 40 personas.

La obra prevé la recuperación del estado semejante al que presentaba la planta baja de la crujía central de separación de los dos patios, retranqueando la zona acristalada de conserjería, desde donde se custodiará el acceso de público al edificio y la puerta de servicio del archivo. También se recuperará el antiguo cuarto que existía en este punto, cuya puerta se ha encontrado cegada en el muro del patio, para usarlo ahora como sala de instalaciones, sin afectar a otras estancias de mayor entidad.

En la obra se reordenará la zona de administración, ocupando ahora toda la crujía de fachada en planta primera, como un área de trabajo diáfana. En su extremo sur mantendrá la comunicación por la escalera de servicio y montacargas con las zonas de archivo y la sala de recepción de la planta baja. Se modificará ligeramente la conexión con la sala de consulta, a través de la zona de reprografía, directamente comunicada con el nuevo mostrador de atención al público que se construyó en las anteriores obras de reforma de dicha sala. Además, el proyecto se completa con remodelaciones y reordenaciones de las diversas galerías y salas de consulta de este valioso inmueble municipal.

Etiquetas
stats