La APDHA se queja al Defensor por el asesinato del preso en Córdoba

Valentín Aguilar, portavoz de APDHA y familiares de la víctima. | MADERO CUBERO
La familia y la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía denuncian que la prisión de Alcolea no vela por la salud y seguridad de los internos

El 11 de junio falleció un preso en la Prisión de Córdoba, como consecuencia, al parecer, de la agresión de otro preso que lo mató a golpes. La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha presentado este jueves junto a la familia de la víctima, una queja al Defensor del Pueblo Estatal para que revise las circunstancias en que sucedieron los hechos y la actuación de la Administración con posterioridad al fallecimiento, para depuración de responsabilidades.

La investigación policial y judicial ha avanzado rápidamente pero, según crítica la

APDHA en una nota de prensa, las pesquisas se han dirigido “exclusivamente contra el preso, olvidando el papel fundamental de prisión en estos hechos”. Para la asociación , “la investigación policial desarrollada hasta el momento ha sido limitada y escasa”. APDH afirma que en las pesquisas se han dado por válida, “sin realizar mayores comprobaciones”, declaraciones de funcionarios que pudieran verse afectados por este proceso o por un proceso disciplinario administrativo. “Tampoco se han investigado las irregularidades en las que podría haber incurrido la Administración”.

Entre estas presuntas irregularidades, la APDHA denuncia que a ambos presos se les dejó “juntos y solos, sin supervisión funcionarial alguna, a dos presos catalogados entre los más peligrosos de la prisión de Córdoba”. Asimismo, la asociación por los derechos humanos señala que, “en caso de dudas sobre la conveniencia de que ambos presos estuvieran juntos se debieron hacer otras combinaciones o alternar las salidas al patio. La ley no impone que salgan a la vez”.

En su nota de prensa, la APDHA afirma asimismo que “el funcionario responsable de la supervisión por cámara no actúo inmediatamente, lo que facilitó el lamentable desenlace”. Y añade: “A pesar de considerar extraño el comportamiento de entrar dos presos a un servicio individual no alertó al resto de funcionarios ni volvió a comprobar la situación hasta pasados entre 5 y 10 minutos”.

Este servidor público manifestó no tener conocimiento de si el sistema de vigilancia también grababa.

A pesar de ello, los funcionarios consideran que hicieron una rápida intervención que evitaron que la agresión tuviera aún peores consecuencias.

Por último, la APDHA lamenta también que no conste “que se hubieran diseñados programas específicos de tratamiento que trabajaran el comportamiento de los presos” y subraya que “la inclusión del fallecido en el régimen de departamento especial es enormemente discutible”.

Etiquetas
stats