Cómo afecta la carrera oficial a los espacios turísticos junto a la Mezquita

El palco de la carrera oficial colocado junto al CRV | ALEX GALLEGOS

“Los que vienen en grupo y con guía no tienen problema, pero los turistas que vienen solos se despistan y no entran”, explican desde los mostradores del Centro de Recepción de Visitantes (CRV) de la Puerta del Puente. Hablan de la tónica de los últimos días en este edificio público, el principal punto de información turística de la ciudad, desde que se comienza a montar la carrera oficial en la zona hasta que termina la Semana Santa.

Faltan más de diez días para el comienzo oficial de la Semana Santa, pero los primeros palcos y estructuras ya están puestos y afectan directamente al rendimiento del CRV. Es lo que opinan los profesionales turísticos que habitualmente trabajan en la zona. Desde guías turísticos a profesionales de los autobuses turísticos o los trabajadores del centro, a poco que les preguntes. Ninguno, eso sí, da su nombre.

Abril es temporada alta turística y el CRV se construyó para dar servicio de información a los visitantes durante todo el año, pero especialmente en estas fechas. Claro que, cuando se construyó y finalmente abrió al público -en octubre de 2014-, la carrera oficial de la Semana Santa todavía no se había trasladado a la zona del entorno de la Mezquita-Catedral. Fue con la decisión del traslado a esta zona cuando los palcos comienzan a instalarse junto al centro y, según señalan los trabajadores del mismo, cada año son más grandes y cada vez invisibilizan más el complejo.

El responsable del Instituto Municipal de Turismo, Pedro García, en declaraciones a este periódico ya ni se sorprende. “Es lo de todos los años. A Turismo no se le pide permiso de ningún tipo, ni se le consulta nada para la instalación de los palcos”, asegura el edil responsable de este sector, muy crítico desde hace años con la colocación de las estructuras en esta zona, kilómetro cero del turismo en Córdoba.

Estructuras pegadas al edificio y sin espacio para ambulancias

A su juicio, “los que permiten que se pongan ahí los palcos, permiten que el CRV se quede totalmente inutilizado durante 20 días, en plena temporada alta”. “Para la imagen del Ayuntamiento de Córdoba, es evidente que tener ese centro 20 días inutilizado es algo poco positivo”, remarca el concejal, que invita a la prensa a pedir explicaciones a quiénes han diseñado y aprobado la carrera oficial.

Esto es, la Agrupación de Hermandades y Cofradías, que es la que elabora el proyecto de instalación de palcos, remitido a la Delegación de Seguridad Ciudadana y Vía Pública del Ayuntamiento de Córdoba, que, a su vez, lo rebota a la Comisión de Patrimonio de la Junta. De estas tres instituciones, la Junta de Andalucía solo tiene potestad para incluir recomendaciones que afecten al patrimonio arquitectónico, y así lo ha hecho este año pidiendo que se respete un mínimo de separación ente los palcos y los muros de la Mezquita-Catedral.

Por tanto, el CRV no ha tenido el mismo trato y los palcos de la carrera oficial están a escasos centímetros del edificio. La instalación impide, también, la entrada de ambulancias directamente al CRV en caso de que ocurriera algún percance durante los próximos veinte días, señalan desde el centro, sorprendidos ante la envergadura que tiene este año la estructura.

Por su parte, en la puerta del centro, uno de los guías espera a un grupo de turistas y no se corta: “Yo la Semana Santa no la trabajo porque grupos turísticos no hay. Y los hoteles se las tienen que ver negras para que los huéspedes lleguen en tiempo y forma. Pero esto es así y así se va a quedar”, reconoce con cierto abandono, antes de acudir a la entrada del Puente Romano a recoger al grupo de este martes. Si se le traslada la cuestión a la Asociación Profesional de Informadores Turísticos, con exceso de celo señalan que, antes de hablar con un responsable, hay que enviar las preguntas por escrito.

Mientras tanto, dentro del CRV, donde a diario suelen haber decenas de turistas, a las 11:00 del martes hay exclusivamente una pareja de franceses mirando un mapa y otra pareja de turistas británicos saliendo por la puerta del edificio. Mientras los que salen se dirigen hacia el arco del triunfo, por la parte norte aparecen dos turistas españoles que se frenan al ver la estructura metálica al fondo y deciden subir por las escaleras que hay justo a la derecha y que llevan a la Mezquita-Catedral, único emplazamiento turístico donde, por el momento, no se ha empezado a colocar los palcos.

El Palacio de Congresos no ha cerrado actividad congresual ni electoral

Sí que están colocados en la acera del Palacio Episcopal y en la puerta del Palacio de Exposiciones de la calle Torrijos, recientemente abierto tras años de obras, y que vive su primera Semana Santa con la carrera oficial ubicada en este entorno.

Desde la empresa que gestiona el palacio señalan que se está trabajando con el Ayuntamiento y las administraciones públicas para que los palcos “no entorpezcan” el funcionamiento del centro. No obstante, las fuentes consultadas aclaran que la Semana Santa no va a “afectar en nada” al funcionamiento ni a la programación del centro, si bien, en estos momentos, no hay ningún evento congresual cerrado en un espacio que, desde que abrió sus puertas, ha organizado incluso conciertos.

Un espacio público que, a falta de congresos, bien podría rentabilizarse como lugar para mítines políticos -como el que ofrecerá Vox el próximo martes- durante la campaña electoral, que este año coincide con la semana de pasión cordobesa. Sin embargo, cuando se le menciona esta posibilidad, desde la empresa se cierran en banda e insisten en que la semana santa no va a afectar “en nada”, y sugieren que “el calendario de eventos de abril no está confirmado”.

Mientras tanto, el Gobierno regional ha rechazado pronunciarse sobre estos espacios y apuntan hacia la Concejalía de Movilidad, en manos del socialista Emilio Aumente. Éste, por su parte, tras consultar con su gabinete de prensa, tampoco tiene nada que decir. Lo mismo ocurre con el presidente de las Hermandades y Cofradías, con quien este periódico no ha podido contactar.

El silencio sobre este asunto es tan elocuente que lo que más resuena estos días en el casco histórico es el sonido de las vigas de las estructuras de la carrera oficial mientras los operarios las colocan.

Etiquetas
stats