Adiós a la ola de calor: las máximas bajan cinco grados desde el miércoles

Turistas en la puerta del Puente | ÁLEX GALLEGOS

Cuando el termómetro de la estación meteorológica del aeropuerto de Córdoba marcaba ayer la máxima del día a 42.0 °C, la ciudad se adentraba oficialmente en su sexto día consecutivo por ola de calor. Una ola de calor que si bien no ha batido récords en la provincia, sí que ha resultado ser histórica para el conjunto peninsular. Que la práctica mayoría de estaciones meteorológicas de la mitad sur del interior de Portugal, hayan marcado sus máximas históricas, da buena idea de la virulencia del episodio. Un episodio que ahora sí toca a su fin, y que verá en la jornada del martes, la última de las tardes que vean morir el día con casi cuarenta grados a la sombra.

Último día del episodio cálido ¿y de la ola?

Hoy martes, aunque los modelos de predicción apuntan a que el aire cálido en altura va a levantar el pie del acelerador, quieren seguir dibujando en superficie máximas que en el valle del Guadalquivir pueden volver a dejar registros por encima de los 41 °C. Que la tarde del martes pase a formar parte de la ola de calor, según dictan las características establecidas por AEMet, se antoja como muy probable.

El aire en altura es aún lo suficientemente cálido como para elevar la temperatura en superficie hasta el umbral de los 41.6 °C, umbral en el caso de la estación del aeropuerto de Córdoba, para su inclusión en el episodio por ola de calor. Pero que se alcance o no, dependerá en buena medida de la intromisión del viento, que ya durante la tarde empezará a rolar a oeste, como anticipo del inminente cambio de tiempo que está por llegar.

Vuelven los «oestes»

Desde la tarde de este martes, el paso de una vaguada por el noroeste peninsular, va a volver a traer una situación de poniente, con vientos en altura con clara componente oeste y cierto flujo oceánico, que empujará a la masa cálida norte-africana hacia el Mediterráneo para sustituirla por otra más fresca y húmeda. El paso de la misma, que a priori no llevará asociado el paso de un sistema frontal, sí que aportará ingredientes necesarios para precipitaciones de tipo convectivo en el levante peninsular.

En Córdoba, aunque el paso de la vaguada no vaya a tener especial relevancia en el comportamiento del cielo, sí que va a notarse donde más hace falta, el termómetro. La sustitución de masas de aire va a aparejar el descenso de las temperaturas, tanto máximas como mínimas, en el orden de los 4 a 5 grados. Así, ya desde la tarde del miércoles las máximas quedarán contenidas en el rango de los 37 a 38 °C y mínimas que probablemente vuelvan a ver bajar de la barrera de los 20 °C. Un descenso que tendrá continuidad durante la jornada del jueves, con máximas que volverán a llevarnos al suave sueño de aquellas tardes de julio a 35 °C.

Pero no se acostumbren demasiado, el descenso será fugaz, los 40 grados aún siguen al acecho.

Puede seguir al tanto del tiempo y el clima en el Facebook y el Twitter de Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats