Solo un 8% de los espectadores que acuden al Arcángel lo hace en autobús

.
La pasada temporada, en Primera, el día con más viajeros fue ante el Real Madrid, con 902 pasajeros | No se plantea suprimir el servicio, pero sí abrir una reflexión sobre el coste para Aucorsa

Ayer no hubo servicio especial de autobuses para acudir al encuentro de presentación del Córdoba ante el Getafe. El anuncio de Aucorsa provocó esta semana quejas en redes sociales, aunque la empresa señaló que sí estarían operativos para el primer partido de Liga, la próxima semana ante el Real Valladolid. ¿Hay intención de repensar este servicio? Las fuentes consultadas en la empresa municipal aseguran que no, que se va a mantener, aunque sí admiten que han hecho números y las cifras no son buenas.

¿Cuál es el uso que se le da a los servicios especiales dedicados al fútbol? Según las fuentes consultadas, solo un 8% de los asistentes al Arcángel se desplaza al estadio en alguna de las cinco líneas - con uno o dos vehículos por línea- que se programan para los días de partido. Las cifras no son buenas en función del número de recursos que se emplean. Como muestra, un dato: el partido en el que más cordobeses usaron el bus para acudir al estadio fue el que enfrentó al Córdoba con el Real Madrid, con 902 usuarios totales. En Primera, varios encuentros se saldaron con unos 300 pasajeros entre las cinco líneas, un balance muy escaso para los medios movilizados.

Los datos se insertan en un contexto que también los condiciona: una empresa municipal con la obligación de cerrar el año en positivo, so pena de disolución y que empieza a mirar con lupa la rentabilidad de sus servicios. A este panorama hay que sumar elementos externos, como los cambiantes horarios que impone la Liga de Fútbol Profesional y que obligan, en muchas ocasiones, a tirar de descansos, de horas nocturnas -los buses hacen trayectos de ida y vuelta a la finalización de los encuentros- y, por supuesto de vehículos que podrían reforzar otras líneas o trayectos durante los fines de semana. Con todo esto, la pregunta vuelve a ser: ¿Están los servicios especiales en peligro? La respuesta vuelve a ser que no, pero el debate, eso sí, está abierto y pendiente de respuesta.

Etiquetas
stats