420 consultas en Epidemiología antes de viajar al extranjero

Imagen de archivo de médicos y usuarios en un centro de salud. | FOTO: MADERO CUBERO
Vacunas y medidas higiénico-sanitarias preventivas fueron los principales temas sobre los que solicitaron asesoramiento en 2012, en esta sección de la Delegación de Salud y Bienestar Social

Un total de 422 personas solicitaron información en 2012 al Servicio de Epidemiología de la Delegación Territorial de Salud y Bienestar Social de Córdoba, antes de realizar un viaje al extranjero. Esta cifra supone un 14% más de demandas de información respecto a 2011, año en el que se registraron 371 consultas, mientras que en 2010 se contabilizaron 330 peticiones.

Las principales cuestiones sobre las que se ha informado a los cordobeses que han viajado al extranjero en 2012 han estado relacionadas con certificados obligatorios de vacunación, vacunas recomendadas, medidas higiénico-sanitarias preventivas y profilaxis antipalúdica (tratamiento farmacológico para la prevención de la malaria).

Precauciones en viajes internacionales

En periodo estival un gran número de personas realizan viajes a destinos internacionales en los que, dependiendo del país o la zona, así como de su nivel de desarrollo, el origen de los alimentos y el agua de bebida puede que no tenga las adecuadas garantías sanitarias. En estos casos, también se aconsejan una serie de medidas preventivas como son cuidar lo que se come, ya que la diarrea es la enfermedad más frecuente en los viajes internacionales.

La mejor forma de protegerse es seleccionar y preparar con cuidado los alimentos y bebidas. Un buen aspecto no garantiza que un alimento sea seguro ya que a pesar de tener una apariencia apetitosa puede estar contaminado.

Es recomendable no ingerir verduras crudas y prestar especial atención a las ensaladas. Las hortalizas que se vayan a consumir en fresco se mantendrán media hora en agua tratada con hipoclorito sódico (lejía apta para el consumo humano, sin detergente ni perfumada) a razón de una o dos gotas por litro de agua (vigilando el agua que se usa).

En cuanto a carnes y pescados, deben consumirse suficientemente cocinados y es preferible evitar ingerir moluscos crudos (almejas, chirlas, berberechos, coquinas, etc.). Igualmente, se recomienda consumir solo fruta pelada, o bien, lavada con agua apta para el consumo humano y unas gotas de lejía. También hay que vigilar la repostería y los helados por su fácil contaminación. No deben consumirse leche ni sus derivados sin higienizar.

En lo que se refiere al agua, hay que tener presente que ésta es un importante transmisor de enfermedades infecciosas, por lo que es recomendable beber sólo agua que ofrezca suficientes garantías o agua embotellada que deberá ser abierta en su presencia. Conviene recordar que no se deben admitir cubitos de hielo en las bebidas ya que pueden estar preparados con aguas contaminadas. Debido a la climatología que existe en los países tropicales, es aconsejable ingerir abundantes líquidos. En este sentido, ofrecen mayor garantía y seguridad, por su elaboración, los refrescos y bebidas embotelladas y las bebidas calientes, té o café, por la temperatura a la que se someten.

En el caso de aguas potencialmente peligrosas, éstas pueden ser tratadas de forma sencilla: sometiéndola a ebullición durante 10 minutos y aireándola después para mejorar el sabor, o añadiendo dos gotas de lejía (que ha de ser sin detergente ni perfumada, y con la indicación “apta para la desinfección del agua de bebida”) por litro de agua y esperando 30 minutos después antes de consumirla.

Etiquetas
stats